Judias Buenos Aires

Judías verdes

Judías verdes

Vainas largas y carnosas

Vainas largas y carnosas

Como cada verano una de las verduras más consumidas  son los judías verdes, los fréjoles. Su variedad y diversidad es mucha, nosotros en el huerto contamos en torno a  una docena diferente de judías verdes que van desde los de mata baja como los bajos y redondos, sean de fruto verde o blanco, de mata baja y vaina carnosa, de fruto verde, blanco e incluso moteado o  de desarrollo alto y vainas blancas, rojas, verdes; pero sin duda ninguna una de las más apreciadas es la judía Buenos Aires verde.

Esta variedad de Phaseolus vulgaris es  la que está en el huerto en su momento álgido de desarrollo. Antes de ellas se han ido secuenciando desde finales del mes de mayo otros tipos. Esta es un tipo de fréjol  del tipo Perona, muy carnoso, con carne tersa y resistente, de vainas largas y planas que casi alcanzan los 30 cm y fruto relativamente pequeño dado el tamaño de estas vainas.

Colgando del entramado de palos

Colgando del entramado de palos

Las  judías verdes en general  necesitan para su desarrollo un terreno fértil, en un lugar soleado y  a ser posible con un suelo equilibrado. Pero el desarrollo de las judias verdes en pleno verano se hace más complicado ya que las plantas suelen  pasar sed, lo que las obliga a concentrar sus estrategias de crecimiento en estimular el desarrollo de sus frutos. Esto no es nada bueno para el horticultor de autoconsumo que lo que quiere es mantener las plantas sanas en crecimiento, cuanto más tiempo mejor.

En este proceso es esencial un tipo de suelo que conserve bien la humedad, rico en nutrientes  y  que se mantenga al tiempo sano, libre de   patógenos y hongos que pudieran provocar la muerte de la planta.

Regularidad del fruto

Regularidad del fruto

Conseguir esto es algo que parece estamos logrando en el huerto. Las plantas de judías verdes han tenido un buen verano. Se han mantenido verdes y en flor durante bastante tiempo, sanas hasta ahora. Sus vainas   están también en diferentes fases, según el momento en qué los plantamos.

¡Esperando a ser recogidos!

¡Esperando a ser recogidos!

En unos casos ya hemos recogido las semillas, en otros están madurando en la planta. Los hay que todavía van engrosando y por último algunos todavía se pueden comer como verdura, como es el caso de esta variedad  Buenos Aires.  Lo bueno de todo es que al no haber pasado sed han ido creciendo  lentamente, sin acelerar su maduración. ©

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s