Y llegó la gata

Todavía no tiene nombre, estamos esperando que nos adopte

Todavía no tiene nombre, estamos esperando que nos adopte

Se dice que en la naturaleza cada hueco genera un ocupante y cada exceso  y abundancia en una especie atrae a su depredador. Esto ha sido así sin duda con la llegada de la gata.  La gata que se ha encargado de que los roedores de nuestro entorno se hayan ido reduciendo de forma significativa.

Ya desde antes de aparecer  habíamos visto que los roedores que antes eran tan abundantes que solía ser frecuente encontrarlos a simple vista al realizar las diferentes tareas del huerto habían ido dejándose de ver de forma progresiva. Cuando al final comenzamos a ver a la gata entendimos el por qué. Allí estaba la protagonista del cambio.

Es un animal que aparece de forma recurrente y aleatoria. Hay veces que la vemos y otras en que no. Al principio  estaba recelosa, luego cuando se dio cuenta que no la molestábamos, con mucha más confianza. Ahora desde que le damos algo de comer con mucha más asiduidad.

Comienza a sentirse cómoda

Comienza a sentirse cómoda

Es una gata listada  de un color entre rubio y pardo, que se camufla fácilmente con el terreno, el sentido común dice que debe ser un ejemplar del Felis silvestris catus, es decir el gato doméstico, pero por otro lado su carácter asilvestrado, el que  anda y caza por el monte a su aire,  recelosa con el contacto humano, le hacen a uno pensar, dada su apariencia, si puede ser resultado de un cruce con algún  gato  montés que también hay por la zona. Híbridos que por lo  que he leído suelen ser relativamente frecuentes.

¿Quizá haya gatitos  entre la hierba?

¿Quizá haya gatitos entre la hierba?

La cuestión es que nos gustaría que se quedase con nosotros, o por lo menos por la zona. Por este motivo vamos a dejándole comida y se la ofrecemos cuando la vemos. De momento se la ve bastante delgada con un  pelaje un tanto deteriorado  y sin brillo, de hecho hemos llegado a pensar sino estará criando.   Quién sabe quizá  tenga crías entre la hierba y se quede con nosotros, ella o alguno de sus cachorros. ©

De caza?

De caza?

 

2 pensamientos en “Y llegó la gata

  1. Adri

    Qué bonita compañía!! Tener un animalito así siempre da alegría, aunque sea asilvestrada… Como he visto el comentario del pelaje, a lo mejor te sirve mi humilde experiencia: Por mi jardín también hubo un gato rondando y el pobrecico estaba lleno de heridas infectadas, pero no me dejaba acercarme a él así que busqué remedios caseros y funcionaron bastante bien. Al principio le dejaba comida apetitosa de gato tipo lata con virutas de tomillo y mezclado con levadura de cerveza. Al final me cogió confianza y pude ponerle un antiparasitario en la piel. Cuando estuvo mejor volvió a sus andadas callejeras. Y para el pelo de los perros sé que a veces les dan trozos de manzana,pero si es bueno para gatos ya no tengo ni idea…
    Me encanta vuestro blog. Espero que continuéis con él y vuestro megahuerto mucho tiempo. Saludos!

    Responder
    1. Encarnación Autor de la entrada

      Muchas gracias Adri! Nos encanta que te guste. La gata desde que nos dimos cuenta que andaba por el huerto le comenzamos a dejar algo de comida y hemos conseguido acercarnos a ella y ponerle algo para las garrapatas que llevaba y está mucho mejor. Anda con crías y a eso se debe su desgaste. Muchas gracias por los consejos. Un saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s