Valeriana en flor

Inflorescencia de la Valeriana officinalis

Inflorescencia de la Valeriana officinalis a mediados mayo

Desarrolo general de la planta

Desarrollo general de la planta

La Valeriana officinalis ya está  en flor. Este es su segundo año en el huerto, donde ha crecido y se ha asentado bien. Al llegar la subida de las temperaturas  desarrolló una abundante vegetación y pronto comenzó a sacar  numerosos tallos florales cilíndricos que   han  seguido avanzando hasta alcanzar un enorme crecimiento, superior al metro  treinta de altura.

Aparecen rematados en unas inflorescencias corimbiformes llenas de pequeñas florecillas de tono malva rosáceo, que se  han ido abriendo desde el mes de mayo, y que suelen estar llenas de diversos insectos. La planta no presenta ningún tipo de olor.

Aunque la planta es de raíces profundas,  requiere de humedad. Cuando no se le da lo manifiesta con la pérdida de turgencia en su follaje, por lo que le conviene un riego regular. Asentada en uno de los caballones que tiene en su interior tronquitos de madera, su desarrollo hace suponer que es un tipo de asentamiento que le conviene.  La planta se cavó  y se le arrimó la tierra a mediados de la primavera, cuando comenzó a sacar las hojas.

Detalles de la flor al comienzo

Detalles de la flor

En el año en curso  no se le ha aportado ningún tipo de abonado, salvo el que pudiera conservar del año anterior y de los aportes de paja con la que se la cubrió para que pasase el invierno.

Comienzos de junio

Comienzos de junio

De la planta se recolectan habitualmente sus raíces, rizomas en los cuales van alojados los nutrientes y donde tiene los principios activos que se buscan. Estas suelen recogerse desde su segundo año. Para ello se deben eliminar los tallos florales, de forma que la reserva de nutrientes de la Valeriana vayan hacia sus raíces y no se los lleve el desarrollo floral.

tallos junio

Tallos en junio

Dado que solo tenemos una planta de Valeriana, hemos decidido dejarla  este año florecer y recoger sus semillas. Con ello esperamos  el poder reproducirla en un futuro,  en el caso de que la planta, por las razones que fuese, se echara a perder.

Ya veremos si  más adelante dado el buen estado general de la planta probamos a extraer hacia el final del verano alguna raíz  de ella, o no. ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s