Mirando las habas

Plantas fuertes

Plantas fuertes

... y sanas

… y sanas

En mi zona, el cultivo de las habas en invierno tiene sus propias necesidades. Hay que adaptar su siembra para que cuando llega el invierno, este   las encuentre ya germinadas, pero sin iniciar todavía el crecimiento. De otra manera el frío afectaría  y deterioraría las paredes celulares y las plantas sufrirían  mucho a lo largo del invierno.

No ha habido mucho hielo

No ha habido mucho hielo

En un año con un otoño tan moderado y húmedo, era difícil preveer cual podría ser el mejor momento para sembrar, pero pese a todo acerté con ese momento. La sembré tarde, con tiempo apenas suficiente para crecer hasta la altura más óptima para pasar el invierno.  Sembrar muy pronto con temperaturas tan suaves, puede ser muy bueno para zonas de temperaturas invernales suaves, pero aquí no es la mejor política.

Hileras

Hileras junto al centeno

Aquí lo que mejor resulta es sembrar de tal manera que las plantas  no crezcan antes de tiempo, y se conserven fuertes, sin las quemaduras que puede producir el  hielo en los tejidos tiernos. Para ello las plantas  no han tenido que tener tiempo para iniciar el despliegue de ese crecimiento, sino el suficiente para  mantenerse a ras del  suelo y endurecerse.

...

Cuatro hileras de Vicia faba

En ese entorno, al llegar el frío, las plantas  se mantendrán casi sin cambios, esperando  las temperaturas de la primavera que  favorezcan el crecimiento. Este es un  momento  en el que al estar perfectamente adaptadas a las temperaturas  de esa etapa, están libres ya del riesgo de sufrir por el hielo. ©

 

 

2 pensamientos en “Mirando las habas

  1. raul gradmo

    muy buen consejo,..yo he hecho algo parecido,esperar casi a mediados de noviembre(por mi zona, aqui en Extremadura, se siembra a últimos de Octubre-principios de noviembre) por que este otoño sin frío daba mala espina… he visto habas por aqui de mas de medio metro de altura a finales de Diciembre, y en cuanto han llegado las heladas(-4º,-5º) han desaparecido…a mi me ha pasado con los guisantes que me decidi sembrarlos a mediados de octubre para que parasen el crecimiento entrado ya noviembre,pero en cambio han llegado hasta el fruto,a finales de diciembre,y se han quemado a la segunda helada,..asi que nada mas que me queda volver a replantar en febrero..
    un saludo y felicidades por el blog

    Responder
    1. Encarnación Autor de la entrada

      Muchas gracias Raul! Tienes razón en que el otoño tan suave daba mala espina, y dentro de lo malo, menos mal que el frío ha sido progresivo, pues con la llegada de un golpe de frío el daño podría haber sido mucho mayor. Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s