Calabaza del peregrino

Cosecha de calabazas

Cosecha de calabazas

La conocida como Calabaza del peregrino es un tipo de Cucurbitácea que en origen se desarrolló en las zonas tropicales, asiáticas o africanas,  desde las que se ha expandido hasta llegar a nuestras latitudes ya en época de Carlomagno.  De la  Lagenaria siceraria existen variedades muy diferentes, con formas distintas, pero casi todas ellas tienen en común que  frecuentemente se emplee como recipientes una vez se secan y se  les quita la pulpa y las semillas de su interior.

Nos llegaron estas calabazas desde  Extremadura enviadas por Alfonso. Allí también son empleadas para hacer botellas y otros utensilios de cocina.

En las primeras fases de su desarrollo

En las primeras fases de su desarrollo

Nosotros las sembramos en el mes de  junio cuando los riesgos de heladas habían desaparecido de la zona (pusimos solo dos plantas para probar). Las hemos tratado de forma similar a otras calabazas, colocándolas en uno de los bancales recién hechos.  La planta es una enredadera que  se extiende sobre el terreno y si se coloca cerca un soporte trepa, usando sus zarcillos,  por el mismo.

Bella y delicada flor blanca

Bella y delicada flor blanca

Sus hojas son ligeramente diferentes, pero es sobre todo su flor la que es distinta, siendo blanca.  Presenta también flores masculinas y femeninas. En la polinización de las flores femeninas desempeñan un papel importante los insectos. Las primeras flores no cuajaron bien, dada la relativa ausencia de estos. Posteriormente se polinizaron  y han ido engordando  y desarrollándose.

Con su flor polinizada el zarcillo se encargara de mantener y sujetar su peso

Con su flor polinizada el zarcillo se encargara de mantener y sujetar su peso

Las calabazas presentaron una forma globosa con un largo y esbelto cuello.  Algunas de estas calabazas  si se colocan  de forma un poco retorcida en su crecimiento pueden desarrollar una calabaza  con una forma que recuerda a un cisne, motivo por el que son especialmente valoradas.

Creciendo

Creciendo

Llegado el mes de octubre decidimos cortarlas y recogerlas, dada la posibilidad por la fecha de un cambio de temperatura que hiciese peligrar su cosecha y posterior conservación. De momento las tengo colocadas en una estantería, pero   por Internet veo que mucha gente las cuelga para que se sequen y no se llenen de moho, aunque no se si les conviene secar al sol o a la sombra. Tendré que experimentar y ver. © Para saber más: Fundación Joaquín Díaz

8 pensamientos en “Calabaza del peregrino

  1. Candela

    Hola Encarnación,
    Las culltivé hace dos años y para secarlas tienes que ponerlas al sol porque si no se te llenan de moho. Esas están muy buenas para hacer cisnes en manualidades . Puedes visitar mi blog y verás la variedad que yo tengo y alguna manualidad que viene bien para los mercadillos .Saludos desde Canarias http://nacerdelatierra.blogspot.com

    Responder
    1. Encarnación Autor de la entrada

      Muchas gracias candela por la ayuda. Ya estaba probando y lo he estado haciendo con una de ellas que se estaba poniendo mohosa. Ahora ya se va secando. Ya he estado curioseando tu blog, veremos que podemos hacer con ellas. Un saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s