Oruga de las ciruelas o polilla del ciruelo

ciruelas

Ciruelas damascenas de este año

En estos días estamos recogiendo la cosecha de este año de ciruelas. Ha sido un buen año en la ciruela damascena, que como en años anteriores tuvo buena floración, cuajó bien y ha engrosado sus frutos,  los  otros ciruelos comienzan a enseñarnos sus frutos.

Ahora al recoger la fruta nos encontramos en ocasiones con una sorpresa en el interior de las mismas, ya que  están   ocupadas por una pequeña oruga, que es  plaga frecuente en este tipo de fruto. Conocida como agusanado de ciruela, esta larva rojiza pertenece a un lepidóptero tortricidae, una polilla llamada Grapholita funebranaCydia funebrana.

Oruga de la funebrana en ciruela

Oruga de la Grapholita funebrana en ciruela

Esta polilla  es muy común en mi zona, y por lo que he visto en toda  la península Ibérica.  Ataca preferentemente a todas las variedades de ciruelas, desde las silvestres, como las endrinas hasta las variedades cultivadas autóctonas  y/o las importadas, pudiendo en ocasiones ser  de consecuencias muy serias, por los daños que ocasiona.

Ocupando el interior de la ciruela

Ocupando el interior de la ciruela

Se inicia el proceso cuando la oruga que ha sobrevivido al invierno  se trasforma en crisálida y posteriormente en polilla. Estas comienzan  sus primeros vuelos y son fecundadas. Las hembras cuando las condiciones climatológicas son adecuadas colocan sus huevos, casi transparentes, de forma aislada sobre los frutos. Dependiendo de la temperatura estos eclosionan entre la semana y los quince días.

Exudados de savia y puntos de incisión

Exudados de savia y puntos de incisión

La pequeña oruguita penetra en el interior de las pequeñas ciruelas, horadando galerías que  a veces afectan a la distribución de la savia y provocan la caída del fruto, en un aclareo del número de ciruelas en el árbol.  Es frecuente que  se vean los orificios producidos por las orugas  y el fruto genera una especie de goma que se ve colgando del fruto, así como las deyecciones de las orugas. Los frutos afectados maduran antes.

Cambios de color en el fruto

Cambios de color en el fruto

La oruga llegado el momento abandona el fruto para formar la pupa que permitirá su trasformación en crisálida.  Según leo puede llegar a haber hasta tres generaciones a lo largo del año, pero de la que más tenemos plena conciencia es de la que acontece ahora en plena recogida de las ciruelas.

En nuestro caso la plaga llega a los ciruelos desde los endrinos y este año  aunque existe  no es excesivamente importante. Para combatirla procuramos que se rompa el ciclo de la cadena reproductiva. Para ello recogemos todas las ciruelas que  detectamos están afectadas, tanto las que van cayendo como aquellas que quedan a nuestro alcance y las vamos metiendo en una botella de plástico  dejándolas aisladas allí dentro o e incapacitadas para reproducirse.

Ciruela Claudia amarilla

Ciruela Claudia amarilla del huerto del pueblo, el de aquí todavía no ha dado fruto, es pequeño

He leído  un poco sobre el uso de las feromonas para disminuir la fertilización de los huevos, pero hasta ahora nunca  he experimentado con ellas. Tengo que investigar más sobre  el tema, habrá que ver  cómo hacerlo y qué tipo de trampas podemos emplear. Quizá alguno nos pueda comentar su experiencia sobre el tema y el nivel de efectividad del uso de las feromonas. ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s