Panecillos de leche con mermelada de frambuesa

Recogiendo frambuesas

Recogiendo frambuesas

Estamos en plena temporada de frambuesas y es un buen momento para disfrutarlas en el huerto. Pero no solo para disfrutarlas  en fresco, sino también para preparar mermelada. La mermelada de frambuesa resulta deliciosa, más si se toma acompañando en la mañana a unos panecillos de leche como los que comimos este fin de semana.

Leche y mantequilla templados

Leche y mantequilla templados

Esta es una receta que nos ha encantado. La localizó mi marido en Internet.  Resulta rápida para los excelentes resultados que consigue que  en menos de una  hora están hechos.  Los panecillos requieren: 4 tazas de harina, 3/4 de taza de leche, 3/4 de taza de agua, 1 sobre de levadura seca de panadero,  5 cucharadas de azúcar, 1 cucharadita de sal, 60 gramos de mantequilla (nosotros usamos ghi) y grasa para untar el molde y  los panecillos.

Se inicia el amasado

Se inicia el amasado

Mezclando  la harina

Mezclando la harina

Se comienza colocando el horno a 80 grados para que se vaya caldeando. Calentamos la leche junto con el ghi en el microondas. A continuación se le añade agua caliente, pero en el punto en que colocando la mano bajo el grifo  del agua caliente, esta  al salir casi no se aguanta de caliente. Se acompaña el azúcar y la sal y se disuelve todo junto.

Preparando la masa para el reposo

Preparando la masa para el reposo

Se incorpora  la primera mitad de  harina y la levadura seca de panadero. Nosotros la harina la mezclamos y empleando  a partes iguales harina de repostería y harina de fuerza.  Se mezcla el resto de  la harina con el gancho  de amasar  hasta que adquiere una consistencia adecuada, al final hay que terminar de amasar a mano. Una masa blanda  pero manejable que se  deja reposar  cinco minutos, tapado con un paño.

Dividiendo la masa

Dividiendo la masa

Tras los cuales se  divide la masa en porciones iguales. Yo realice 20 bolitas  un poco alargadas que fui colocando en un molde para horno, bien  engrasado. Hay que dejar espacio entre los panecitos, pues al fermentar  crecen.

En la bandeja antes de iniciar la fermentación

En la bandeja antes de iniciar la fermentación

Los colocamos dentro del horno para fermentar, durante veinte minutos a ochenta grados. la clave está en no abrir el  horno al finalizar los 20 minutos, momento en el que ponemos el termostato a 180º-200º.  Se tienen en el horno hasta que se ponen dorados, lo que es  en torno al cuarto de hora, pero depende del horno.

Recién salidos del horno...

Recién salidos del horno…

...se untan de mantequilla

…se untan de mantequilla

Al sacarlos se toma un poco de mantequilla y se repasa la zona dorada con ella, de modo que así no se endurece. Los panecillos se dejan enfriar, se sacan del molde, se separan y ya están listos para consumir.

A la mañana siguiente con mantequilla

A la mañana siguiente con mantequilla

Solo falta sacar la mermelada y echarla  en el panecillo. Tanto en caliente como en frío estaban deliciosos. ©

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s