El funcionamiento del invernadero en mayo

Interior del invernadero

Interior del invernadero

Un invernadero aunque no sea muy grande es un anexo importante en un huerto que ayuda a tener opciones en la huerta que de otra manera serían altamente imposibles.

Tener un invernadero resulta imprescindible en la zona donde vivo, pues la continentalidad del territorio, que hacen del núcleo meseteño un mini continente, dota al clima de mi zona de un elevado grado de volatilidad, pudiendo alternar las temperaturas de forma significativa entre el día y la noche, lo que pone en peligro hasta fechas avanzadas las plantas que se colocan en el exterior (este año numerosas personas están teniendo que resembrar  las sandías y los melones o que volver a plantar  los tomates por haberse helado).

Estantes sobre la pared

Estantes sobre la pared

Además está el hecho cada vez más evidente de que mi huerto es bastante frío. Es recorrido  frecuentemente por diversas corrientes de aire, que  afectan a las plantas del huerto si se dejan estas a su aire.

 

Colocando jardineras colgantes

Colocando jardineras colgantes

Un invernadero regula el intercambio de gases entre el interior  y el medio natural, limitando con ello  la transferencia de calor. Ello hace  que la temperatura dentro del invernadero se mantenga  en una constante más fácilmente regulable,  que asegura la supervivencia  frente al excesivo enfriamiento del exterior.

colgando del techo

colgando del techo

El funcionamiento del invernadero en invierno es relativamente  fácil.  Se mantiene por lo general  cerrado con lo que se incrementan las temperaturas internas. El problema surge cuando las temperaturas exteriores comienzan a subir y hay que buscar regular las temperaturas máximas internas.  Más cuando uno no está permanentemente junto al invernadero cuyas circunstancias fluctúan a lo largo del día y la noche.

Con malla de sombreo

Con malla de sombreo

Conseguir ventilación que estabilice las máximas y las mínimas se puede hacer complicado. Pero hay que intentarlo. Intentar dejar cerrado o abierto en función del día. Crear sombra cuando las temperaturas se elevan. Retirar esta si es necesario.

Además está el problema de  mantener los contenedores con la humedad adecuada. La evaporación dentro del invernadero aumenta y si el recipiente es muy pequeño se hace necesario un riego diario, controlando la humedad.

Comienza a vaciarse

Comienza a vaciarse

El mes de mayo en el interior del invernadero puede ser una zona  muy concurrida del huerto. Los tiestos han ido aumentando de tamaño y numerosas plantas están a la espera de poder ser instaladas en el exterior pues las plantas van creciendo y todavía no se las puede sacar sin correr riesgos. ©

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s