Truchas al orégano

Orégano en la bolsa

Orégano en la bolsa

Truchas

Truchas

Esta receta es de suprema simplicidad, pero de resultados  insuperables. Requiere unas buenas truchas de ración, sal, un buen chorro de aceite de oliva y orégano seco, del recogido en el verano en el huerto.

Se deben adobar las truchas con algo de tiempo antes de llevarlas al fuego.  Para ello se lavan y abren y en el interior se coloca  un poco de  sal, un choro  de aceite y  abriendo  la bolsa, donde  tenemos  el orégano  guardado y triturado (desde ella el verano nos salta al olfato con  su aroma intenso  y ligeramente picante)  también lo colocaremos en el interior del pescado.

Adobando las truchas

Adobando las truchas

Se prepara la lumbre para asar a la parrilla, emplearemos madera de roble o de encina, e incluso los sarmientos le vienen bien. El pescado no requiere demasiada brasa, pero si que es conveniente que la madera  esté ya  bien quemada, para que no se nos ahumen las truchas.

En la parrilla

En la parrilla

Se colocan las truchas en la parrilla y se llevan al fuego.  Hay que vigilar que el pescado no se nos queme,  se haga y al mismo tiempo no quede demasiado seco. Jugoso y sabroso, dorado en el exterior.

En la mesa

En la mesa

Al comerlo el perfume del  buen aceite de oliva y del orégano aliña la carne, junto con el toque del fuego.  Siempre es un placer disfrutar del  olor verano en esta época.  ©

2 pensamientos en “Truchas al orégano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s