Alubias blancas y croquetas de pichón

Plato de judías blancas

Plato de judías blancas

Esta receta fue resultado del regalo de un amigo que nos llegó con  los pichones, lo que unido a algunos productos de la huerta,  nos ha dejado un plato sabroso, complejo en sus aromas y muy apetecible en esta época invernal, solo faltaba una buena ensalada   para hacerlo memorable.

Las alubias blancas  recogidas al final del verano han sido  las protagonistas de este  plato. Comenzamos poniéndolas de remojo el día anterior, un par de puñados por persona. Desde hora temprana se pusieron  en agua fría a cocer a   fuego muy lento, en el inicio de este  proceso se ” espantaron” un par de veces, rompiendo  la cocción,  para evitar que  en proceso se les rompa el hollejo,

Cociendo

Cociendo

Desde el inicio se incorporaron los pichones ya limpios y pelados, pues en general es una pieza que necesita un largo periodo de cocción,  junto   el tomate  y la cebolla picados y unos ajos enteros, laurel,  así como   una cucharada de aceite de oliva por comensal  y se echó la sal  rectificando  posteriormente si es necesario.

Junto a los pichones  se incorporó al plato un trozo de jamón serrano, se podría haber puesto un hueso de jamón en su lugar.

El tiempo de cocción de los pichones depende de lo tiernos que estos estén. En ocasiones  pueden tener niveles de dureza distinta dependiendo de la edad de los mismos, por eso de vez en cuando hay que mirar y cuando se vea que van cocidos irlos sacando del plato.

Con la masa lista

Con la masa lista

En la harina

En la harina

Con los pichones cocidos tenemos que proceder a separar la carne del hueso, es conveniente por ello que estén bien cocidos.  Cortamos la misma en trozos pequeños, así como la carne del jamón  y añadimos un huevo duro en  trocitos.

Pasados por huevo

Pasados por huevo

Mientras tanto hemos preparado una besamel, las cantidades dependen de la cantidad de carne disponible, pero  es conveniente que no quede muy espesa, pero tampoco  escasa. Las cantidades son difíciles pues no todas las harinas tienen el mismo nivel de absorción.

Pan rallado

Pan rallado

Dos o tres cucharadas  de harina tostada en  3 cucharadas de aceite de oliva. Y sin que se queme se le va incorporando la leche al tiempo que se remueve, sin dejar que se hagan grumos  se va incorporando poco a poco. Se le añade un poco de sal, pimienta y nuez moscada. Cuando va ligada la salsa se le incorpora  la carne dando unas vueltas con ella.

Solo queda montar las croquetas tras dejar enfriar  la masa. Harina, huevo, pan rallado y habilidad.  Se van formando las croquetas.

En la sartén

En la sartén

El aceite bien caliente y cuidando que no se nos quemen se van friendo. La clave está en  conseguir  ese punto en que la masa está que se deshace en la boca y al mismo tiempo la croqueta está crujiente por fuera.  ¡Un placer!

ricas

¡Ricas!

Ahora  hay que servir en un plato las alubias  con el aroma de los pichones, tras finalizar su cocción  y en otro las croquetas con la ensalada y disfrutar de  los dos por el precio de uno. ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s