Recogiendo Níscalos

Lactarius deliciosus

Lactarius deliciosus

En zona de pinares

En zona de pinares

Con un buen año micológico en marcha era de esperar que los Lactarius deliciosus, los níscalos también apareciesen, por lo que en nuestros paseos por el campo incluímos los pinares no solo para localizar algún que otro Boletus pinophilus, sino también para poder recolectar los ricos  níscalos.

Pertenecen los níscalos a la familia de las  Russulaceae, que aparece  por toda España asociada a veces solo a  los pinares y en otras a este, mezclado con sotobosque y  caducifólias.

Es frecuente que el hongo emerja desde el micelio tapado por las acídulas que en bosque de pinares cubren el suelo. Por lo que suele aparecer una pequeña elevación en el suelo antes de que se vea la seta.

Sacándolos de debajo de su cubierta

Sacándolos de debajo de su cubierta

La seta es de bajo porte, compacta, de carne prieta. Aparece más cerrada y convexa  siendo joven y se va abriendo su sombrero  conforme madura creando una especie de embudo cóncavo en el mismo. Tanto  el sombrero como  el pie presentan un color naranja que  está matizado  en la zona superior con dibujo concentricó.

Los ejemplares jóvenes son los más ricos

Los ejemplares jóvenes son los más ricos

Durante en el corte aparece un látex  de color intensamente naranja. Este látex  más tarde  se oxida en un toque verdoso, así como todas las zonas lastimadas.

Oxidando el corte

Oxidando el corte

Ejemplares muy sanos

Ejemplares muy sanos

La temporada de recogida este año se ha retrasado un poco en mi zona, pero ahora está en plena producción. Lo que es de agradecer después de las temporadas  de años pasados donde casi ni  los vimos.

Me encanta recogerlos  cuando están en las primeras fases de su desarrollo, cuando el sombrero carnoso se observa terso y  crujiente, cuando en el corte están  tan cargados de látex que manchan los dedos. Es el momento en que están mejor de sabor, luego adoptan una textura más arenosa y pierden algo de calidad.

LLenando la cesta

LLenando la cesta

En este proceso es importante la temperatura. Con  demasiado calor son  pasto de las larvas de  moscas que los parasitan. Al níscalo un poco de frío e incluso el  hielo le sienta bien. Se conservan protegidos bajo la cubierta de los pinos donde tarda más en llegar el dardo de las bajas temperaturas. ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s