Caldo de fréjoles

Carnosas  y verdes

Carnosas y verdes

Las judías verdes han sido fantástica esta temporada  última,  se desarrollaron bien y  hemos estado teniendo judias verdes todo el tiempo, desde finales del verano e inicios del otoño, hasta ahora. Fréjoles de tipos diferentes, desde los verdes y carnosos a los blancos y finos, pasando por los cilíndricos, los rojos, o las judías Boca de Dragón.

Mezcla de judías empleadas en el caldo

Mezcla de judías empleadas en el caldo

Pero tanta lluvia y calor  ha hecho  que muchas de las plantas  iniciaran podredumbres, razón por la cual  cuando se anunció la caída de las temperaturas que ha helado el huerto, me plantee si debía ponerles la manta y  decidí que no, pues lo único que iba a hacer era acelerar esa podredumbre.

Lo que si hice fue,  recoger todas las judías que estaban en sazón. Las vainas  en el frigorífico se conservarán una tanda de días  y las  iremos consumiendo poco a poco.

Una partida de esas judías son estas que vamos a emplear en el caldo de fréjoles.  Una comida que sabe especialmente bien cuando  con el frío apetecen las comidas de cuchara y puchero.

Carnes variadas

Carnes variadas

Necesitaremos:

  • Una mezcla variada de  judías verdes  del huerto,
  • Unas patatas y  zanahorias  del mismo
  • Un hueso de espinazo de cerdo, un trocito de chorizo, un poco de panceta,  un poco de jamón, un poco de otras carnes, pudiera ser ternera, pero en este caso es  cabra.
  •  quizá sal

Con todo ello  nos ponemos a preparar el plato. En una cazuela ponemos a cocer la carne, panceta, jamón,  hueso y chorizo  en agua abundante. Con tiempo suficiente para que lo hagan con fuego suave, cuanto más tiempo y más despacio,  mejor.

Cociendo a fuego suave

Cociendo a fuego suave

Limpiamos y picamos las judías. Pelamos, picamos  y lavamos patatas y zanahorias.  Cuando  ya van  comenzando a estar tierno lo cocido,  incorporamos las hortalizas. Tras cocer un rato probamos de sal, si es necesario se sazona, pero depende de  cómo de saladas estuvieran la panceta, el jamón  y el chorizo.

¡Apetitoso!

¡Apetitoso!

Cuando todo esté cocido se retira del fuego, se saca la carne de la olla y  se reparte el caldo pudiendo incorporar a la mesa también  su acompañamiento. Es un plato sabroso, nutritivo  y muy reconfortante en los días de frío.©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s