La orilla del río

A la orilla del Tera

A la orilla del Tera

Erase una vez una ribera a la orilla de un río de un hermoso valle en el centro de la submeseta norte, conocido como valle del Tera.  Una ribera que  ahora en estas épocas nos suele  ofrece un hermoso regalo: La  Macrolepiota procera.

Con el sombrero bien abierto

Con el sombrero bien abierto

Elevándose desde el suelo

Elevándose desde el suelo

Lo bueno de las setas es que gustan todos los años de las mismas  condiciones para reproducirse, por ello no es de extrañar que conocido el lugar sea fácil volver a encontrarlas si las condiciones son parecidas, por ello os voy a hablar de algunas de esas condiciones.

Siguiendo la senda ... de la lepiota

Siguiendo la senda … de la lepiota

Necesitamos de entrada una tierra donde la humedad haya penetrado profundamente en la tierra y qué mejor espacio que los márgenes de un río, por  donde el agua corre libre y abundante a encontrarse con… el agua.

Entre la materia

Entre la materia descompuesta

En estos márgenes la tierra queda expuesta durante bastante más tiempo a la abundancia de humedad. Por ello las tormentas de las semanas pasadas acumularon  en las vaguadas el rico elemento y ahora  esas tierras más ricas despiertan, con el calor a  las ricas lepiotas.

En esas zonas la materia orgánica se descompone y trabajan, felices en ella, las hifas de la tierra. El mantillo vegetal se acumula en capas feraces donde las micorrizas se desarrollan  casi que a lo largo de todo el año

Cerrados como mazas de tambor

Cerrados como mazas de tambor

Bajo la vegetación arbórea de la ribera  crecen  zarzas y lúpulo, pero es, en las zonas más bajas y a veces inundadas con las crecidas,  dónde el terreno queda despejado, donde crecen las lepiotas, libres  de excesos de hierbas que impidan   su desarrollo.

...

Cerca de algún rajo de sol

El secreto está en  llegar hasta el agua y seguir la senda que pescadores y cangrejeros han dejado a lo largo de la orilla del río y darse un paseo agradable por sus riberas.  La naturaleza este año ha sido generosa con nosotros.©

Caja  de Lepiotas

Caja de Lepiotas

2 pensamientos en “La orilla del río

    1. Encarnación Autor de la entrada

      Estaban muy buenas y sanas Rafael. Lo habitual es también hacerlas así, pero en nuestro caso las hemos comido en revuelto con gambas, al horno, sobre una pizza, en tarteletas, con arroz, …. es una seta que se adapta bien a diversas preparaciones. Además como suele ser de las primeras siempre satisface las ganas de ellas. Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s