Pasta con pesto de albahaca

Albahacas

Albahacas

Este año va siendo un buen momento para las albahacas. Sembré principalmente de mi propia semilla y nacieron bien, tanto en los semilleros como más tarde en siembra directa en el terreno, donde me gusta poner un trozo. Me encanta el aroma de las albahacas, tanto en fresco como en seco y suelo intercalar plantas entre los pimientos, que también van muy bien.

En la cocina

En la cocina

Piñones en la sartén

Piñones en la sartén

Las plantas están ahora en pleno apogeo, a punto de comenzar la floración muchas de ellas, pero todavía no. Al estar la albahaca  en su momento   nos hemos propuesto probar diferentes recetas con ellas. No conocíamos nada de los pestos, esa famosa salsa italiana, por ello  aprovechando que también estamos en época de piñones  nos hemos lanzado al ruedo.

Por lo que hemos ido viendo el pesto es una salsa muy personal, hay muchas variantes de receta, por lo que cada uno tiene la suya. Nosotros para este primero empleamos un buen puñado de piñones pelados (cuatro cucharadas), un buen  montoncito de hojas tiernas de albahaca (quizá unos 50 gramos), 100 ml de aceite de oliva, aunque la emplearemos conforme fuimos  viendo ,  100 gramos queso parmesano  recién rallado, sal , ajo al gusto.

Albahaca recién lavada lavada

Albahaca recién lavada lavada

Empezamos calentando a fuego lento  en una sartén los piñones para conseguir que estuvieran bien secos y se pudieran majar bien en el mortero.

Majando

Majando

Rallando el parmesano

Rallando el parmesano

Preparamos las hojas de albahaca, pero no la lavamos hasta el momento de emplearlas, pues se oxida mucho con el agua. lavamos y secamos. Rallamos el queso parmesano.

Majando piñones....

Majando piñones….

Comenzamos machacando la albahaca  con el mortero de acero inoxidable, pero le incorporamos el aceite  y nos pasamos a la batidora, pues no terminaba de majarse bien, se le añadió  el queso parmesano, nuestra intención era no emplear demasiada aceite.

Majamos los piñones con el mortero  y los ajos, se incorporó la pasta a la mezcla de la albahaca. Se probó la mezcla y se le añadió un poco de sal.

...con el mortero

…con el mortero

Mezcla de piñones y pasta de albahaca, aceite y queso

Mezcla de piñones y pasta de albahaca, aceite y queso

Mientras en abundante agua con sal se fue cociendo la pasta, unas cintas. Cuando estas estaban cocidas “al dente”,  se escurrieron, reservando un poco de agua.

Pesto con agaua caliente

Pesto con agua caliente

Tomamos la pasta de albahaca que íbamos a emplear,  la colocamos junto a un par de cucharadas de agua caliente de la usada para cocer la pasta , mezclamos bien, encima colocamos las cintas, seguimos mezclando y revolviendo bien los ingredientes hasta  que quedaron de nuestro gusto y ya estaba  listo para servir.

Mezclar con la pasta

Mezclar con la pasta

Sobró pesto  suficiente para otra ocasión que colocamos en el frigorífico, y que consumimos posteriormente.  Sabores distintos, una cocina diferente, pero  particularmente atractiva para mi, no será la última vez que experimentaremos con el pesto. ©

Aromas mediterráneos

Aromas mediterráneos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s