Babosas en el huerto

Babosa

Babosa común o Arion ater

La presencia de un otoño suave con un invierno anormalmente húmedo para la zona en la que residimos, esté haciendo que este sea un buen año para  las babosas existentes en el huerto.

Es la babosa  un molusco gastérópodo del orden Pulmonata, por ello es posible su desarrollo como especie terrestre, ya que la presencia de pulmones, de los cuales se puede ver el orificio exterior, les permite colonizar junto con los caracoles este medio.

Detalles

Detalles

Las babosa son auténticos fitófagos,  de hábitos preferentemente nocturnos, que se alimentan de plantas del huerto, teniendo dentro del mismo preferencia por algunas en especial, así la lechuga está entre sus preferidas. Para ello, lo mismo que los caracoles, emplean una especie de  mándíbulas que tienen en la boca, con hileras de dientecillos, todo ello conocido como  rádula, que les sirve para ingerir y triturar los alimentos.

De colores más oscuros  y baba más densa

De colores más oscuros y baba más densa

Están envueltas en una densa mucosidad externa que actúa de lubricante, lo  que facilita sus deslizamiento sobre todo tipo de superficies. La baba también la emplean como un factor protector que las ayuda a conservar hidratado su cuerpo y a defenderse de las temperaturas, tanto muy altas como muy bajas, siendo un elemento que emplean cuando, buscando protección,  se ven obligadas a enterrarse.

 Sacando los cuernos

Sacando los cuernos

Las babosas son hermafroditas, intercambiando los indivíduos, sus funciones sexuales  para conseguir la reproducción por parte de todos los miembros adultos. Días después de la cúpula entierran sus huevos bajo el sustrato humedecido, en aquellos rincones protegidos que conservan las condiciones  adecuadas. Las puestas son abundantes, y ofrecen unos pequeños huevos redondos de color blanquecino amarillento, que  dependiendo de las condiciones de temperatura y humedad darán lugar a las pequeñas babosas, en más o menos tiempo.

De menor tamaño este invierno

De menor tamaño, este invierno

Conocidas de forma general como Arion ater, existen diversas variantes dentro de la misma, de las cuales de momento en la finca podemos reconocer dos de ellas. Ambas de tamaño pequeño-medio, color marrón claro, con babas diferentes, más transparentes o más blanquecinas, según una especie u otra.

Cortada a la mitad, entre dos piedras

Cortada a la mitad, entre dos piedras

De momento su presencia es escasa, e intentaremos que continúe así, favoreciendo en lo posible todo tipo de depredadores, pero también con un control manual de todas aquellas que van cayendo bajo nuestro vista. Quizá su mayor depredador en estos momentos seamos nosotros mismos. ©  Para saber más en este  enlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s