Poco frío, mucho bicho

Entre las hojas de la remolacha

Entre las hojas de la remolacha

La mayoría de los  insectos en las zonas templadas al llegar el invierno tienen modificaciones hormonales y al margen de en qué estadio de su desarrollo se encuentren (huevo, larva, pupa, adulto)  entran en un proceso conocido como  diapausa. Durante el mismo se produce un letargo  que lleva a un estado de dormancia que facilita su supervivencia.

Escondido entre la paja

Escondido entre la paja

Un factor desencadenante de este proceso  es la bajada de las temperaturas. Todo el proceso pasa por una serie de fases  que son:

  • La inducción hacia el inicio del proceso.
  • La preparación  del mismo, con el  almacenamiento de  alimentos que serán empleados para  nutrir  y mantener saludable al insecto, se puede alterar la cutícula para facilitar  el aislamiento del medio.
  • El inicio  en si tiene lugar  cuando el crecimiento y desarrollo se  paraliza. Puede haber alteraciones enzimáticas que posibilitan la casi congelación. Cambia su comportamiento agrupándose o escondiéndose.
  • Fase de mantenimiento, con niveles  bajos en el metabolismo del insecto. En este fase  se mantiene sensible a posibles estímulos externos (subida temperaturas, aumento de  humedad, …)
  • La finalización  del proceso tiene lugar cuando el insecto recupera su actividad  y continua su crecimiento.
Agrupados en escondites

Agrupados en escondites

En ocasiones las condiciones  que han permitido al insecto activar su metabolismo se deterioran de forma transitoria, entonces el insecto  entra en una parálisis temporal conocida como quiescencia, de la que se recupera en cuanto se modifican las condiciones desencadenantes.

Enterrado en el suelo

Enterrado en el suelo

o entre la vegetación

o entre la vegetación

Este año ha hecho un invierno suave. Con las temperaturas tan moderadas   que ha habido   a lo largo de todo el otoño e invierno es fácil entender  que numerosos insectos  de la última camada de insectos han  iniciado tarde su diapausa, facilitando su supervivencia  a la  espera de  la llegada de la primavera y con ello la ocasión  para  completar su ciclo y reproducirse.

Paseándose bajo la manta

Paseándose bajo la manta

En la submeseta norte habitualmente el frío  del  invierno tiene un efecto regulador sobre las poblaciones de  insectos. Con las  bajas temperaturas  durante un tiempo prolongado se produce una reducción significativa del volumen  de los que  sobreviven, reduciéndose las puestas y el total de ejemplares. Pero este año  esto no ha sido así, por ello es de esperar que el total de  supervivientes sea elevado. Menos mal que no solo lo hacen los fitófagos, también sus depredadores se han beneficiado de este  cómodo invierno. ©  Para saber más

3 pensamientos en “Poco frío, mucho bicho

  1. Rafael Rodríguez

    De ello se aprovechan los pájaros y otros depredadores, consiguiendo una buena fuente de proteínas en invierno y contribuyendo al control biologico de las plagas. Un saludo desde El Terrao.

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      ¡Tienes razón Rafael! El viejo dicho de no hay feria mala, lo que uno lo pierde otro lo gana es muy válido aquí. Desde luego este año la fauna no está tan desesperada como el año pasado y sin duda estos y otros insectos contribuiran a ayudar a alimentar las nuevas polladas que ya están en marcha. Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s