Caldo gallego con berza

Cogollo de berza gallega

Cogollo de berza gallega

El caldo gallego es una receta que realizamos de vez en cuando en casa en la estación  invernal. Su base es la berza gallega, que en esta época tras haber sido sometida a la acción de las heladas ofrece un sabor mucho más suave. A la misma se le suman las judías blancas, tipo riñon y   algo de cerdo para dar sabor al plato.  Dependiendo de la cantidad de cerdo que se le incorpore se puede convertir en plato único o simplemente en un primer plato.  Necesitamos:

Limpiando las berzas

Limpiando las berzas

  • Un buen cogollo de berza o las hojas tiernas de la misma
  • Un par de patatas
  • Unos 200 gramos de judías blancas
  • Huesos de cerdo, así como algo de oreja o costilla
  • Sal
  • Agua

Lo primero es dejar en remojo las judías blancas desde el día anterior. En casa se suelen poner a cocer en agua fría al día siguiente y  se dejan cociendo  a fuego lento, pero antes de ello desde que comienzan a cocer se las suele espantar un par de veces, con ello se para la cocción y  luego vuelve  arrancar la misma, con lo que  se pretende favorecer que las judías queden bien cocidas, pero no se les quite la piel. Es conveniente también que haya agua suficiente, para que se mantengan cubiertas todo el tiempo.

Alubias y huesos cociendo

Alubias y huesos cociendo

Junto con las judías se incorpora  el cerdo que se quiere cocer, sobre todo si son huesos u oreja.  En el caso que las piezas de cerdo estuviesen saladas, también se habrían puesto a desalar. En ese caso habrá que tener cuidado con el sal y esperar  para ver si el plato pudiera llevar un exceso dela misma antes de añadirle más.

Caldo gallego

Caldo gallego

El tiempo de cocción de la judía  está entre una hora y media y dos. Pero antes de que termine la cocción hay que echar la verdura y las patatas, con tiempo suficiente para que queden bien cocidas y tiernas. Sacamos el cerdo  y ya está listo para servir. Antes se solía comenzar en este tipo de platos  con la carne y los huesos, por la sencilla razón de que la carne se enfriaba al sacarla. Ya lo dice el dicho ” El que llega tarde ni oye misa ni come carne”, nosotros  también podemos hacerlo así. ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s