Mi cajón y yo

Con esta entrada pretendía  participar en  la llamada que Picarona realizó en su huerto del tema del mes, pero me despisté y cuando me quise dar cuenta estaba fuera de la fecha que ella estableció como tope  de envío, pero pese a ello quiero presentároslo aquí

Mostrando sus tesoros

Mostrando sus tesoros

En esta época tras poner el túnel del semillero es  cuando yo empiezo a viajar al huerto con mi cajón. Mi cajón es una caja de plástico de esas de envasar la fruta, dentro de la cual coloco otras más pequeñas. Suele estar a lo largo del año en una de las estanterías del garaje, pero cuando llega la época de sembrar, sea  ahora  al principio del año o a lo largo  de las diferentes y sucesivas siembras que realizo, no dudo en meterlo para el coche sin plantearme nada más.

Mi cajón  viajero

Mi cajón viajero

En el cajón no están todas las semillas que tengo, sino que las voy cambiando, introduciendo  aquellas que quiero  con frecuencia utilizar,  que suelen ser las plantas  que  voy resembrando  en  las diferentes estaciones  o  aquellas otras específicas de cada momento.

En el cajón  normalmente  hay tres tipos de semillas diferentes:

  • Semillas conservadas en su envase original, tras haber  comprado las semillas. Son semillas que tienen un periodo de caducidad amplio, incluso superior al que marca la etiqueta, que no se emplean todas de golpe,  sino poco a poco,  conforme a lo que está previsto   cosechar.
  • Semillas de tamaño medio- grande   guardadas en tarros de cristal o conservadas en recipientes de rosca, en plástico o metál
  • Finalmente semillas  recogidas en  papeletas de papel reciclado elaboradas en casa conforme os he contado y mostrado en alguna otra  ocasión (podéis verlo aquí).

En el huerto no hay ninguna infraestructura permanente donde alojar las semillas con una adecuada conservación y un mínimo de seguridad. Razón por la que  voy cargando al huerto un día si y otro también con mi caja mágica, una auténtica caja viajera.

 Todo al alcance d ela mano

Todo al alcance de la mano

Quizá una minuciosa programación me ahorrase viajes con ella, pero realmente me  resulta muy cómodo meter todas las semillas  sin tener que pensar en qué se me olvida y ya en el huerto  poder responder a la necesidad  de qué sembrar en el momento en que surge. Yo y mis bártulos,…..  casi como  yo y mis circunstancias. ©

2 pensamientos en “Mi cajón y yo

  1. @picaronablog

    Me ha encantado tu cajón viajero. ¡Qué variedad de semillas! Seguro que las hay muy interesantes. He visto también la cosecha de tu huerto y me has puesto los dientes no largos, ¡larguísimos! Qué preciosidad :)))

    Añado esta entrada al listado del tema del mes. Hay que poner un tope, pero si os pasáis de la fecha, con avisar listo!

    Un abrazo

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      Gracias Picarona, lo tendré en cuenta para otras ocasiones. Lo bueno de las semillas es que la mayor parte de las veces es posible reproducirlas, con lo que se van acumulando poco a poco. En ocasiones el conservar semillas de años anteriores permite no perder plantas muy apreciadas. Mi cajón es un pequeño tesoro. Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s