Cavando el semillero

Terreno antes de tocarlo

Terreno antes de tocarlo

Comienza la cava

Comienza la cava

Cómo estamos en enero resulta imprescindible ir pensando en montar el semillero. El lugar  para ponerlo es el mismo que  hemos empleado el año pasado, ya que funcionó bien.  Es el lugar donde hemos tenido la última tanda de tomates y pimientos tardíos protegidos bajo el túnel, y donde  antes de Navidad al retirar los restos de la cosecha echamos humus y pusimos paja, para que las bacterias fueran actuando sobre la tierra y en lo posible mejorándola.

Poco a poco

Poco a poco …

...se amplia el terreno...

…se amplia el trozo de  terreno…

Ahora teníamos que preparar el terreno, para ello lo más sencillo habría sido meter la motoazada y mover la tierra pero ha habido una serie de circunstancias que lo han desaconsejado.

...cavado

…cavado

  1.  El terreno en algunas zonas estaba muy pesado y la motoazada hubiese amasado mucho la tierra.
  2. En esa zona durante el año pasado apareció como hierba recurrente por un lado la grama y por otro la correhuela, ambas hierbas se reproducen a partir de fragmentos de sus raíces, por ello al cavar a mano resultaba sencillo ir recogiendo y eliminando la misma, para que tenga menos posibilidades de expansión.
  3.  Este año bajo el túnel en el otoño permanecieron muchos bichos, en especial orugas que atacaron al tomate en ese periodo final. Sin duda ninguna, muchos de ellos habrían dejado sus crisálidas, o quizá aun permaneciesen ellas mismas en el terreno. El cavado manual me permitiría ir eliminando las que viese.
Crisalida

Crisálida

Con todo ello tomé la laya y manos a la obra. Es una herramienta cómoda para cavar, se emplea a modo de palanca que permite mover y levantar el terreno, dejándolo caer y voltear después, posteriormente se puede terminar de romper, con el empleo de los ganchos de la misma. Además afecta  poco a la población de lombrices.

Gusano en el suelo

Gusano en el suelo

El trabajo no se hizo desagradable, pues aunque el día estaba frío, al estar en el lado sur de una pared y hacer sol, en ocasiones hubo que retirar abrigo, pues se llegó a sudar. En  la mañana estaba la tarea lista.

Raíces de Correhuela

Raíces de Correhuela

Raíces de grama

Raíces de grama

Durante el mismo eliminamos toda la grama y correhuela que vimos, y aquellas orugas y crisálidas que encontramos, además de crías de  grillos de tamaño medio-pequeño, enterradas en el suelo.

Terreno listo para poner el túnel

Terreno listo para poner el túnel

Ahora dejaremos el suelo al descubierto  al menos una semana, antes de montar el túnel, de modo que la helada pueda  terminar la labor que empezamos de limpiar  el terreno de fitófagos, pues al removerse la tierra la  acción  del frío penetra  más profundamente. ©

4 pensamientos en “Cavando el semillero

  1. lola

    Estupendo recordatorio Encarnación. Me gusta como estáis preparando el semillero. Las ganas de trabajar y el trabajo bien hecho desde el principio, como lo hacéis vosotros, parece fundamental para lograr una buena cosecha.
    Os agradecería mas entradas sobre el trabajo que vayáis haciendo en el semillero porque voy a preparar uno igual para ir aprendiendo. Gracias por compartir

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      ¡Hola Lola! Espero poderte dar gusto, pues voy a introducir alguna entrada más sobre el tema que creo pueden servir de ayuda. Creo que en el trabajo en el huerto la constancia y unas buenas prácticas, respetuosas con el medio, son lo importante. Luego se va aprendiendo a fuerza de errores, corregirlos e intercambiar experiencias. Un saludo

      Responder
  2. huertabital

    Qué casualidad, también hemos estado trabajando hoy con una laya que acabamos de comprar. Hemos tomado fotos de raíces (en nuestro caso de alfalfa silvestre) y nos hemos topado además de con lombrices, con el mismo tipo de “gusano” verde que tu en la tierra. Tiene tres pares de patas por lo que suponemos que es más bien un insecto en estado larvario. En nuestro terreno tuvimos ajos el año pasado y garbanzos. Como no nos ha dado buena espina nos los hemos cargado.

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      ¡Me gusta la laya! Es una herramienta estupenda adaptada a la capacidad de fuerza que seas capaz de ejercer. Este año posiblemente, sino no cambia la climatología será un año de bastantes fitófagos, pues el otoño ha venido muy suave. En toda la cuenca del Duero el frío realiza una labor preventiva importante y la helada limpia los terrenos de plagas. Al ser tan suave este año, unido al alargamiento del ciclo ha hecho que haya habido muchas más larvas y crisálidas en formación que han sobrevivido. Un saludo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s