Cardo durante la Navidad

Cardo protegido bajo la cubierta de plástico

Cardo protegido bajo la cubierta de plástico

Este año estuve muy a tiempo con el cardo y ya desde casi las primeras heladas decidí protegerlo para tenerlo para el periodo Navideño. Para conservar  y blanquear  el cardo este año  me decidí por una protección individual que  de momento ha funcionado muy bien.  Consiste en envolver  y atar cada cardo con sus pencas desde la base hasta la parte alta del mismo con un  buen plástico negro, dejando solo asomar las puntas de las  hojas del mismo.

En el interior  el cardo blanco y limpio

En el interior el cardo blanco y limpio

Quería experimentar durante esta Navidad con la receta de  cardo con almendras y  para ello anduve buscando en Internet.

Unas buenas pencas

Unas buenas pencas

Me encontré con dos recetas que siendo  las dos de cardo con almendras, eran  muy diferentes en su planteamiento. Las dos parten de un buen cardo, bien blanqueado, limpio y cocido. Posteriormente el proceso es  muy distinto, aunque relativamente sencillo, para resaltar el sabor de la verdura y de las almendras.

Lo primero de todo recoger las pencas y limpiarlas y fue realmente sorprendente, pues ha salido un cardo muy tierno, tan tierno que pretendía escaldarlo para quitarle el amargor y al hacerlo ya no tuve que cocerlo más pues estaba ya en su punto  y hubiera quedado demasiado hecho de ponerlo más tiempo, tampoco estaba nada amargo.

Lavado y troceado

Lavado y troceado

Cocido y escurrido

Cocido y escurrido

Receta 1.

  •  Cardo cocido y troceado
  • Un puñado de almendras, en mi caso peladas y fileteadas posteriormente,
  • sal y nuez moscada,
  • aceite de oliva
  • leche
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de harina
Almendras troceadas

Almendras troceadas

Mezclando con la besamel

Mezclando con la besamel

Cardo con almendras 1

Cardo con almendras 1

Con el cardo cocido y listo,  preparamos  las almendras y las  fileteamos,  y junto a unos ajos los pusimos en una sartén, dorándolos. Posteriormente los sacamos y reservamos. En el mismo aceite echamos una cucharada de harina y tras dorarla un poco, le fuímos echando leche para realizar una besamel clarita. La condimentamos con sal y nuez moscada y le incorporamos el cardo dándole unas vueltas en la sartén de modo que los sabores se mezclaran, pero sin desarmar el cardo. Al servir, colocamos la almendras crocantes en cada plato.

Receta 2.

  • Cardo cocido y troceado
  • Un puñado de almendras peladas
  • Un par de rebanadas de pan duro para  freír
  • 2 dientes de ajo
Ajos en el mortero

Ajos en el mortero

Pan y almendras fritos

Pan y almendras fritos

Majado en la cazuela

Majado en la cazuela

Esta receta parte del cardo cocido y listo para usar. Tomamos el aceite y freímos los dientes de ajo,  el pan  y las almendras. Colocamos todo en un almirez y lo majamos. Tomamos un poco de líquido de cocer el cardo y lo mezclamos con el majado y lo hacemos hervir  brevemente. Posteriormente lo mezclamos con el cardo dándole unas vueltas para que los sabores se  extiendan por todo el conjunto. Estando listo para servir.

Mezclando con el cardo

Mezclando con el cardo

Cardo con almendras 2

Cardo con almendras 2

Para mi esta es la mejor de las dos. El tostado del pan, almendra y ajos  aumenta y refuerza  el sabor del cardo  y si no se deja con demasiada humedad  y se sirve pronto, se mantiene  en parte el crocante de la almendra, un placer. ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s