Romanesco, fractales a placer

Romanesco hasta el infinito

Romanesco hasta el infinito

Estamos recogiendo romanesco estos días y  es un placer observar los fractales que componen sus pellas, reconociendo asombrados la belleza que aparece en los mismos. Un fractal es un patrón que se repite de acuerdo con una secuencia matemática, y en el romanesco esta secuencia se repite de forma  insólita dado lugar a una verdura de una belleza inquietante.

Lo grande y lo pequeño

Lo grande y lo pequeño

Cada pella está compuesta por una sucesión de pellas menores, en las cuales a su vez hay pequeños agrupamientos que se componen de capullitos que se agrupan asi mismo con una secuencia.  Esto se organiza  por lo que se llama la sucesión Fibonacci,  en el que cada término es la sucesión de los dos anteriores, lo que supone  la aparición de un ritmo matemático en la  disposición que adopta  este fruto de la  naturaleza.

Conos de poder

Conos de poder

Conjunto de la inflorescencia

Conjunto de la inflorescencia

Las diferentes  inflorescencias se organizan a través de  hermosas estructuras  más o menos cónicas dependiendo de la fase en la que se encuentre la flor, donde se va jugando con escalas diferentes, mayores y menores  de un   conjunto que se repite,  jugando con el macro y con el micro. Además todo ello en ese lujurioso verde en que aparece la pella.

Estos frutos son  una realidad  del huerto en estos días, resultado del  suave  invierno que estamos teniendo hasta ahora, lo que  unido al uso de la manta térmica nos  está permitiendo  conservar sin que se hielen unas hermosas plantas de romanesco, que protegidos bajo la cubierta   están llegando  a florecer.

Comenzando a pudrirse

Comenzando a pudrirse

Desde que los llevamos plantando en el huerto  es el año en  que mejores se nos han desarrollado.  Pero bajo la manta no todo es beneficioso,  al mismo tiempo que las plantas quedan protegidas de la helada, la menor traspiración, unida al agua que ha ido cayendo y la aparición de algunos pulgones  entre las hoja,  han generado que algunas de las flores se vean lesionadas comenzando a pudrirse en algunos casos.

Buscando la luz en disposición radial

Buscando la luz en disposición radial

Las plantas procuramos irlas cortando  conforme van estando en sazón para irlas consumiendo.

Plantas bajo la manta

Plantas bajo la manta

Si  asombroso   resulta el romanesco hasta que llega a la cazuela, entonces se convierte en  sabroso. A caballo entre la suavidad de la coliflor y ciertos aromas del brécol, para mi  es una verdura que los supera a ambos. Al tiempo resulta tiernísimo  y se cuece  apenas ha entrado a la cazuela. Si tengo que elegir siempre con el romanesco.©

Pella general

Brassica oleracea L. var. Botrytis l.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s