Injerto de Paraguayo

Yemas a finales de octubre

Caña para sacar los injertos

Este injerto ha resultado una auténtica  y agradable sorpresa al regresar de USA, por lo que quiero comentaros lo que ha sucedido con él.

A comienzos del mes de septiembre  me dio por injertar un melocotonero de un año que tenía  nacido  en el huerto. Para ello lo primero era decidir de qué. Pero eso era un aspecto que tenía claro desde  el año pasado cuando ya lo intenté en otro melocotonero y no lo había conseguido, el objetivo era  un injerto de paraguayo.

Necesitaba la materia prima imprescindible: una rama de yemas de un año de paraguayo, pero no había problema pues tengo una vecina que los tiene y pasé por su casa y le pedí una caña, la que os muestro.

Corte de la yema

Incisión en forma de T

Esta rama  tenía numerosas yemas, daba para diferentes intentos, de hecho además de  sobre el melocotonero lo realicé sobre ciruelo y sobre endrino, pues he leído que podían funcionar, por lo que veremos que resulta, pero este que os muestro fue sobre melocotonero.

Es un  injerto de yema, en su variedad de Escudete, lo realicé como ya hemos visto otras veces: Selección de la yema, corte de la misma separándola del tronco sin que queden restos de la corteza.

Encajamos la yema en el corte

Posteriormente se dibuja  sobre  el tronco del arbolito la T  que nos permite levantar la corteza y colocar el material de la yema en contacto directo con la zona donde pasa la savia en el mismo, de forma que al tapar los laterales de la T la perdida de humedad del corte se reduce al mínimo.

Atando la zona del injerto

Posteriormente se ata bien el corte, con rafia o con una tira de plástico, de manera que la herida practicada cicatrice, y la yema pueda recibir suficiente alimento y pueda quedar bien agarrada.

Se practica en septiembre pues es un buen momento para los injertos en frutales de hueso.

Yema en desarrollo

El injerto fue bien a lo largo de  septiembre y pocos días antes de irme al pasar con el carretillo la zona superior del arbolito se fracturó, por lo que pensé adiós injerto.

Pero ahora al retornar me encuentro con que ambas yemas han pasado de yemas dormidas a yemas despiertas y han comenzado a desarrollarse y parece que van con fuerza. ©

2 pensamientos en “Injerto de Paraguayo

  1. Chema

    Que envidia me da el saber hacer injertos. Creo que nunca los hare (no tengo sitio para plantar arboles) pero siempre me ha llamado mucho la atención.
    Hare los tuyos como propios, mucha suerte

    Responder
    1. 2meperezg Autor de la entrada

      Yo como sabes tengo en marcha unos cuantos. Pero quién ha dicho que solo se hacen injertos en los árboles, yo tengo algunos que espero a ver cómo van en primavera en los rosales, pero seguro que hay arbustos que también se pueden injertar.
      Si quieres puedes probar a realizar creando un rosal con tres tipos diferentes de rosas diferentes, eso si procura que todos sean de un mismo tipo( porte alto, medio, bajo) pues sino al creer la savia desconpensa rápidamente el injerto, y unos cogen más fuerza que otros.
      Un abrazo

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s