Archivo de la etiqueta: usos de la cava

Cavando en el huerto

Es en  estos días de calor  cuando uno se da cuenta qué dura resulta la tarea de cavar  y cómo se resiente el cuerpo, pero esta es una de esas acciones inevitables en un huerto  ecológico. Así  en esta época,  se tenga sembrado  lo que se tenga  sembrado,  no queda otra que cavar, pues  la hierba está en pleno desarrollo y con la humedad y el calor todas las posibles semillas o raíces  que haya en la tierra estarán  activadas y en crecimiento.

Cebollas con necesidad de serle quitadas las hierbas

Girasoles tras ser aricados

Hasta ahora caminos y senderos se habían mantenido bien tras la limpieza que se hace de finales del invierno a comienzo de la primavera, pues la poca lluvia y la temperatura frescas, cuando no frías, lo habían mantenido todo controlado, pero ahora con la subida tan fuerte de las temperaturas es imposible pasar un solo día  sin cavar y repicar por el huerto, pues siempre hay zonas que lo están necesitando.

Cebada tras ser abierto el suco

Cuando hablamos de la necesidad del cavado  no solo estamos hablando de intentar eliminar las hierbas que están naciendo y creciendo, sino también de la tarea de mullir la tierra y esponjarla, pues la lluvia tiende a cerrarla y a ponerla pesada, eliminando la cantidad de oxígeno que hay en ella, lo que resulta poco adecuado para algunas plantas, en especial para aquellas que no gustan de encharcamientos sino de tierra suelta y mullida.

Hierbas desraizadas

Pero además la tarea del cavado es muy importante para que  tras el primer estirón decrecimiento de  las plantas les ayudemos  a afianzar sus raíces acercándoles la tierra a las mismas, lo que ayuda a que desarrollen más en lateral y  evita en ocasiones el desplome y/o fractura ante un golpe de viento.

Reforzando las plantas con el asucado

En ocasiones  en  esta labor de cavado,  también  es conveniente cuando tras las lluvias al secarse la tierra  se ha formado una costra superficial  pasar en ocasiones  la herramienta para  romper esa costra y facilitar el nacimiento y  la aparición de las plantas.

Fresas ya con hierbas

Para que la  tarea de desherbar  quede bien cumplida es importante realizarla en un momento en que el desraizar las raíces ayude a que las hierbas se debiliten y se sequen al sol, para ello estos días calurosos son especialmente buenos. Cuando no sea así debemos retirar las hierbas que vamos desraizando para impedir que  por cualquier circunstancia: rocío nocturno, lluvia fortuita, etc… puedan mantenerse prendidas.

Son muchas las palabras que podemos emplear en esta tarea, pero tanto si  escardamos como  si  desyerbamos o  desbrozamos, …  lo llamemos como lo llamemos casi siempre  terminaremos  doloridos  y resentidos en nuestra  espalda. ©

Junto a las lentejas aprovechando su abono