Archivo de la etiqueta: tipos de yemas

Las yemas en los frutales de hueso

Yemas flor en cerezo

Albaricoque, ramo de fructificación

Hemos hablado anteriormente de las yemas de  los frutales de pepita, ahora les toca a las de los  frutales de hueso;  árboles también de gran importancia en el huerto.

Yemas florales de almendro

Frutales de hueso son :

  • el melocotón,
  • el albaricoquero,
  • el ciruelo,
  • el  cerezo,
  • el  guindo
  • el  almendro.

Comparando  los frutales de hueso y pepita podemos establecer algunas diferencias.

Así las yemas de  los frutales de pepita suelen usar las mismas ramas de floración año tras años, lo que no siempre sucede así en los frutales  de hueso, que en muchos casos suelen dar las yemas de floración  en la madera de un año de forma que  las ramas  que ya han fructificado, no vuelven a dar fruto y  por lo  tanto no sirven para nada,  debiendo ser eliminadas con la poda.

Tallo de crecimiento

En las especies de hueso suelen  aparecen tres o más yemas en cada nudo. Estas yemas pueden ser de flor o de madera, en distintas combinaciones.

Normalmente en los frutales de hueso  la yema terminal suele ser de  madera.

El objetivo de la poda consiste en renovar el árbol de forma que eliminando lo viejo se favorezca la aparición de nuevos brotes, para la formación de las ramas que florecerán al año siguiente, buscando un equilibrio entre conservar las yemas de flor del año en curso y renovar para la formación de cañas y ramas para el año  siguiente.

Tallo de crecimiento en ciruelo

Los auténticos ramos fructíferos combinan yemas de flor con yemas de madera  y se suelen podar  dejando al menos  una  yema de madera.
Las “chifonas” son ramas débiles  en los laterales que  tienen todas las yemas de flor.  En los ejemplares pequeños se pueden dejar, pero progresivamente según vaya creciendo se tienden a eliminar.
Los conocidos como  “ramos de mayo” tienen yemas de flor arracimadas. Estas yemas en  las especies de fruto grande se eliminan y en las de fruto pequeño como las cerezas se dejan.

Para saber más sobre las  yemas y la  poda este enlace es de  interés ©

Las yemas en los frutales de pepita

Yemas con tallos de crecimiento

Entendemos por frutales de pepita aquellos que en su interior desarrollan una pepita que es la semilla de una nueva planta, tales como: Manzano, peral, membrillo, nashi,…

Las yemas son uno de los puntos esenciales de un frutal de las que dependerá la producción anual de fruta. Resulta por ello esencial conocer sobre ellas y el papel que desempeñan en el árbol.

Yema de flor y bolsa en manzano

En los frutales como el manzano, el  peral, etc.  existen dos tipos de yemas: las yemas de flor que darán lugar al fruto y son redondeadas, de color claro y se encuentran siempre en el extremo de la rama y las yemas de madera, que son más  pequeñas, un poco más  oscuras y afiladas, que produciran los tallos de crecimiento.

Yema de flor de pera conferencia

Las yemas de flor crecen en los extremos . En ese lugar donde aparece el fruto se concentran los nutrientes, formando lo que se llama  una “bolsa”. Estas zonas con más riqueza de nutrientes tienden a formar  yemas de flor año tras año,  volviedo a dar fruto de forma recurrente.

Por tanto en este tipo de árboles de pepita, los frutos se tienden a  forman siempre en los mismos puntos.

Bolsa tras la yema, en manzano

Por ello creo  se deben conservar siempre las ramas que terminan en una yema de flor.

La verdad es que la poda es un arte en el que todavía tengo mucho que aprender, pero intentaré indagar para ir incorporando conocimientos. Ya os contaré pues este mes tiene gran importancia para los árboles en mi zona. Las fotos son todas de yemas de los árboles puestos el año pasado.