Archivo de la etiqueta: raices comestibles

Salsifí salteado

Salsifís recién recogidos del huerto

Habiendo recogido los salsifí en el huerto, yo  particularmente prefiero consumirlos lo antes posible. Para ello lo primero de todo es eliminar de ellos todos los restos de tierra, por lo que conviene coger un cepillo y en el agua eliminar estos.

Raíces limpias

Tras ellos se puede proceder a prepararlos. Ya hemos visto que del salsifí se consume prácticamente todo, siempre que esté tierno. En este caso vamos a preparar las raíces.

Raíces negras del Salsifí

Las raíces ya en la cocina, volvemos a lavarlas, eliminamos los restos y raíces que tengan y sin pelarlos ni  trocearlos, los  ponemos a cocer manipulándolo lo menos posible pues tienden a oxidarse y quedar feos por los cortes,  aunque se le puede echar algo  para evitar su oxidación yo particularmente los prefiero sin sabor a vinagre o a limón.

Raíces enteras cociendo

Se ponen a cocer hasta que se ve que están tierno, con no demasiada agua, lo justo para cubrirlos, y un poco de sal. Estos se cocieron bien y pronto.

Pelando salsifí

Se retiran del fuego, se trocean y se les va quitando la piel, lo que con un cuchillito resulta enredoso, pero no difícil.

Tras pelarlos, están ya preparados para su uso:

  • El salsifí que consideremos conveniente por ración
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla pequeña picada
  • Unos dientes de ajo picados
  • sal y pimienta para espolvorear
  • un poco de pimentón ( dulce o picante según gustos)

Raíces cocidas y peladas

Salsifí y cebolla en la sartén

Cortamos la cebolla finamente y junto con los ajos  se pone a pochar en el fuego con el aceite, cuidando que no se queme. Se le incorpora el salsifí cuando esta ya está dorada.

Salteamos y removemos unos minutos, aliñando con pimienta y sal , hasta que veamos que el plato está cocinado. Momento en que se aliña con un poco de pimentón, justo antes de servir.

Se come bien solo, pero también hace buen acompañamiento con carne o pollo.©

Listo para servir.

Cultivo de Salsifí negro o escorzonera en el huerto

Salsifí previo a la recolección

Perteneciendo a la familia de las compuestas,  lo mismo que lechugas, escarolas o achicorias, la Scorzonera hispánica pese a su nombre no suele ser muy frecuente en las huertas de la  península.

Plantas en las primeras fases de crecimiento

Es una planta de crecimiento lento, que ocupa la tierra durante un plazo largo, para desarrollar una planta de talle bajo pero con unas raíces muy largas. Raíces  que cuando uno las quiere arrancar se suelen fragmentar con facilidad, quedando bastante de ellas enterrado en el suelo, o por lo menos eso pasa en los suelos pesados donde yo la he cultivado.

Desarrollo en el otoño

Su nombre más frecuente es el de  Salsifí negro o Escorzonera. Existe un Salsifí blanco, pero ese nunca lo he probado.

Es una planta que no tiene  problemas para su  cultivo, de hecho uno puede casi olvidarse de ella, salvo añadir algo de agua de vez en cuando,  hasta que ahora a finales del invierno se  le preste atención para recoger sus raíces y  sus brotes. También se pueden consumir sus flores en primavera, tanto cerradas como abiertas, en crudo o cocinadas

Comenzando a levantar las raíces

Nosotros la pusimos en hileras, directamente sembrando sus grandes semillas en tierra  en mayo. Procurando que estas quedasen bien distribuidas para que las raíces no tuvieran problemas de engrosamiento. Gusta de la tierra bien abonada, pero con abono rico en nitrógeno, que emplea en su mayor parte en la producción de las raíces.

Aflojando la tierra

Creció a lo largo del verano, siendo regada de vez en cuando y continúo en el otoño invierno resistiendo bien la acción de los hielos sin ningún tipo de protección.

Para levantar sus raíces lo más conveniente es usar la laya, en un a tierra arenosa puede resultar fácil, pero en la tierra arcillosa donde yo las he cultivado  tenemos dificultades para conseguir extraer esas raíces.

Es conveniente abrir el hoyo a su alrededor, de forma que cuando hagamos presión sobre ella la resistencia sea mínima para que las raíces  se rompan lo menos posibles.

Plantas con sus raíces negras

Estas raíces al romperse sueltan una leche blanca que sella la herida, y oxida el corte.

Detalles de la raíz

Es una planta de la que no solo se aprovechan las raíces, sino también los brotes, e incluso las flores. Por ello conviene no romper los tallos que acompañan la planta pues estos  también tiene tendencia a oxidarse y si se rompen antes de irse a usar  perderán tersura.

Si es aconsejable en cambio lavar las raíces que en mi caso llevan fuertemente pegada la arcilla, pues ello ayudar a conservar  la planta. No debemos arrancar aquellas plantas que no vayamos a consumir ya  que resisten bien en tierra, pudiéndose consumir incluso cuando se inicia la salida o entallecimiento de la flor.©