Archivo de la etiqueta: plantas bianuales huerto

Técnicas de Supervivencia en el huerto

En el huerto actual hay hoy en día todo tipo de plantas muchas de las cuales  no se encuentran en su hábitat natural, sino  que han sido aculturadas por el hombre a espacios climáticas que no les corresponden.

Por ello  es frecuente que cuando llega el invierno muchas de estas especies que viven en sus lugares de origen de forma ininterrumpida a lo largo del año, aquí se convierten en especies de carácter anual, como es el caso de pimientos, chauchas, judías,  patatas, calabazas,…

Girasol seco

En el huerto además de plantas de zonas cálidas  hay otra serie de plantas incorporadas desde tierras más frías, que son las que aprovechan  ahora para tener un mayor desarrollo en invierno si ello es posible, o que son las que necesitan el reposo invernal para cubrir sus necesidades de frío  y poder desarrollarse mejor a lo largo del  resto del año.

Así podemos decir que serán las que quedan en el huerto  las plantas que  adoptan todo tipo de respuestas para adaptarse al frío invernal:

Semillas naciendo

Algunas de ellas son plantas anuales, adaptadas a esta situación que  meramente se limitan a dejar caer sus semillas en tierra, y ahora  solo nos quedan visibles los restos muertos de la planta madre. Los girasoles serían una de ellas, pero hay otras como lechugas,  rúculas, garbanzos, espinacas, borrajas, guisantes, judías, …Algunas de ellas si son resistentes a la helada comienzan a desarrollar esas semillas, generando nuevas plantas.

Otras son especies bianuales que están o  almacenando las reservas para producir semillas de un año para otro,  o por otro  lado podemos tener semillas naciendo de las flores de este año. Remolachas,  zanahorias,  acelgas,  cebollas, puerros,…. entrarían en esta categoría.

Borraja en invierno

La última hoja

Luego están las perennes que se mantienen con características similares a lo largo del año, pero disminuye su ritmo de crecimiento, en esa categoría entrarían plantas como el laurel, el romero, las salvias, etc…

Cambios de color en la lechuga

Las actuaciones ante el frío son variadas desde las que adoptan como  hojas acolchadas, pegándose al suelo  caso de  la borraja para sobre llevar el frío.

Las que se mantienen enterradas y comienzan a asomar a lo largo del invierno, como los bulbos de primavera o mantienen la reserva de su fuerza  en raíces en plantas  como el apio, o como el  cardo y las zanahorias.

Algunas de estas plantas con el frío cambian de color para adoptar una mayor resistencia,  se ponen coloradas, y así la lechuga la podemos ver sobrevivir pegada al terreno toda ella roja.

Otras se limitan a ir perdiendo hasta la última hoja.