Archivo de la etiqueta: miriapodos

El milpiés aparece entre las piedras

Milpiés

Estas tardes de enero cuando sale el sol uno se dedica a otras tareas diferentes a las que normalmente se dedica en el huerto y en mi caso me he dedicado a acondicionar algunos de las orillas y rincones del mismo  que se van descuidando cuando no hay  tiempo para ellos,  y ha sido allí cuando me he encontrado con los milpiés, uno de los animales más antiguos en su conquista de la tierra.

Enroscado en posición defensiva

diferencias de color

Los milpiés pertenecen al grupo de los miriápodos, esto es un grupo de artrópodos similares a los insectos en algunos aspectos pero  diferentes en otros, entre ello poseen dos zonas corporales : la cabeza y el tronco formado por segmentos cilíndricos donde se alojan las patas. El elevado número de patas que depende del número de segmentos que posea que le dan nombre, pero siempre con un número impar de par de patas.

Se engloban los milpiés bajo el nombre de Diplópodos y son uno de los grupos de los organismos terrestres  con más variedades internas.

Entorno del milpiés

Los milpiés están formado por un exoesqueleto  rígido formado por quitina y endurecido con sales de calcio con dos partes: La cabeza y el tronco segmentado, alojando en cada segmento  frecuentemente un par de patas. Este tronco segmentado se inicia con un número determinado de segmentos que se van incrementando en las sucesivas mudas del animal al ir creciendo.

Espiral perfecta

Esta especie que vemos en la fotografía, pues hay muchas otras,  presenta diferentes tipos de coloración que van  desde el color negro pasando por diferentes tonos de grises hasta otros listados en tonos de negro y gris. El animal completamente desarrollado estás en torno a los 8-10 cm. Los que se enroscan en espiral pertenecen a la familia de los júlidos o Julidae

Milpiés y ciempiés

Los milpiés suelen habitar espacios que conservan bien la humedad ambiental que les es importante para vivir pues su cutícula no es impermeables, y frecuentemente huyen del sol directo.  Se mueven despacio y gusta esconderse entre las piedras y no tiene problemas en excavar para esconderse entre la tierra ayudándose de sus numerosos pies. Suelen ser frecuentes cerca del montón de compost.

Se alimenta preferentemente de materia en descomposición aunque se dice que algunas especies también pueden comer determinados  insectos e invertebrados.

Puede tener mala fama como animal fitófago  aunque normalmente su número no suele ser un problema para un huerto ecológico puede ser problemático  si se asientan cerca de los semilleros y ataca a las semillas y  las plantas jóvenes. Por lo que puede ser conveniente para mantenerlos alejados de una zona procurar que  esa zona esté seca durante un periodo, lo que tiende a mantenerlos alejados.

Excavando

No es un animal venenoso como el ciempiés pero se debe tener cuidado y no manipularlos con las manos desnudas pues sueltan sustancias irritantes que pueden generar reacciones alérgicas a algunas personas.©