Archivo de la etiqueta: erysiphe cichoracearum

Oídio en las cucurbitáceas

Hojas del calabacín atacadas por el oídio

Pese a que ya casi no hay cucurbitáceas en activo en el huerto y que cualquier día terminarán por ser arrasadas por otra helada quiero hablaros  de un problema que han padecido mis plantas  desde finales de agosto, a lo largo del mes de septiembre y parte de octubre, me refiero al oídio de las cucurbitáceas que ha atacado a calabazas, melones, pepinos y pepinillos,  melones y posiblemente sandías.

Manchas fúngicas

Hojas de pepinillos

Cuando las plantas se ven afectadas  las hojas de las mismas se cubren con manchas al principio circulares y blanquecinas, que parecen como ceniza  que cubre principalmente el haz o  parte superior de las hojas, para extenderse por toda la superficie superior e inferior de las mismas e invadir tallos, peciolos, zarcillos, … de forma que las hojas se ven  afectadas en su crecimiento terminándose por secar a mayor o menor velocidad dependiendo de la sensibilidad ante la enfermedad.

Esta capa blanquecina corresponde al micelio de un par de  hongos el  Erysiphe  cichoracearum y el Sphaerotheca fuliginea, que se  alternan y/o conviven sobre la misma planta dependiendo de las condiciones que haya.

Estos hongos  se desarrollan en condiciones de baja humedad, con temperatura moderada en torno a los 15-20 º y variaciones  importantes de las temperaturas entre el día y la noche. Es esas condiciones cuando los hongos aprovechan para reproducirse, inhibiendo la presencia de humedad  la producción de  conidios, esporas que al estar maduras difunden por el aire la enfermedad.

Plantas de melón afectadas

Durante la primera parte de la producción es frecuente controlar a las plantas para disminuir los problemas que estas puedan padecer, y así el empleo del azufre finamente molidos ayuda al control de la enfermedad en estas fases, más si hay una reutilización del mismo en etapas sucesivas. Pero  más tarde,  cuando ya las plantas han ya dado su producción más importantes, y en una época  como esta que hemos tenido un  otoño eco y  suave e incluso caluroso es fácil desentenderse un tanto del huerto, más cuando coincide con un aumento de las obligaciones y encontrarse de pronto con una infestación general. Esto es lo que me ha pasado a mi este año.

Ahora ya al final de la producción y con la acción de las heladas sobre las hojas sensibles de las cucurbitáceas  la acción del oídio queda limitada  a su difusión sobre otras plantas en el huerto, y condicionada por el empeoramiento de las circunstancias climatológicas y la muerte de las hojas sobre las que se hospedaba.

Remolachas afectadas

Su supervivencia  es inevitable y hasta la llegada de la primavera invernará sobre los restos vegetales. Eso me hace pensar sobre la conveniencia de quemar todos estos restos vegetales. y complementar esto con  algún aceite de invierno. ©