Archivo de la etiqueta: cultivo de tirabeques

Tirabeques con jamón

Tirabeques lavados y listos para cocinar

Tirabeques lavados y listos para cocinar

Tirabeques en la planta

Tirabeques en la planta

Este año   no es uno de los mejores años para guisantes y tirabeque pues  salvo los de invierno que han crecido mejor, los de primavera han desarrollado manchas en las hojas  y en ocasiones en las vainas y algunos se han secado. Pese a todo ha habido cosecha de guisantes y ahora  hay cosecha de tirabeques  que están ahora en su mejor momento.

Este tipo de tirabeque no es de la variedad Mangetout, en la que como su nombre indica se come todo, sino que en estos hay que retirar el lateral de las vainas, pues puede estar fibroso, pero el resto se conserva tierno aunque esté el grano gordo.

cordovenas

Cordovenas y restos para la basura orgánica

Una vez recogidos y limpios vamos a utilizar una receta muy sencilla que los conserva deliciosos.  Necesitaremos un buen plato de  tirabeques, jamón serrano en taquitos, sal y un poco de aceite.

Jamón en taquitos

Jamón en taquitos

Salteamos los tirabeques en el wok a fuego vivo con un poco de aceite. Los tirabeques están tiernos crudos, por lo que no es necesario que queden muy cocinados, pero depende de gustos, deben tener un punto de cocción en el cual conserven todavía parte del crujiente de la verdura.

En el wok

En el wok

En el plato

Con el jamón

Cuando se consideran  que están en su punto de cocción se incorpora el jamón y  se sazonan con la sal, dependiendo del nivel de salazón que tenga el jamón. Dos vueltas en la sartén y listos para servir.  Deliciosos  solos y en compañía. ©

¡Sabrosos!

¡Sabrosos!

 

Los guisantes de mayo y sus primos

Esta tarde en la huerta

¡Crecen de día en día!

Entre primos anda el juego cuando hablamos de  guisantes y  tirabeques. Si tuviera que diferenciarlos sin saber donde están sembrados cada uno lo tendría difícil, pues son muy parecidos. Pero a la hora de cosecharlos está la diferencia, cuando nos quedamos con las vainas amplias y carnosas, tenemos los tirabeques, cuando cogemos los rollizos granos nos quedamos con los guisantes.

Delicadeza de la flor

Pisum sativum y  Pisum arvensis dos plantas claro ejemplo de la selección practicada por los hortelanos desde el Neolítico en función del producto final que deseaban.

Nosotros  ahora comenzamos a encontrar flores en abundancia, lo que nos abre el apetito de las futuras  cosechas. Me encantan  ambos en fresco, tanto crudos como cocidos. Y no es que no los hayamos probado ya, pues de los que coloqué junto al túnel  ya hemos probado algunas vainas de guisantes, pero son pocas plantas y están muy solicitadas, esta de ahora es ya una cosecha importante.

Durante el invierno este año han ido con mucha calma, y mientras la lluvia no llegó apenas medraban, aunque se les dieron algunos riegos. Pero es ahora al  suavizarse  las temperaturas después del agua caída, cuando están comenzando su loca carrera.

Desde los inicios …

…a finales de abril

Menos mal que este año me pilla preparada. Les tengo bien  desherbados y ya les he colocado el soporte, unos finos palos  que les servirán de tutor, que impedirán que se tiren de cualquier forma por los suelos. Además de tenerlos  a ambos en diversas fases de producción, desde los que ya nos han dado algunos frutos, pasado por los que comienzan ahora con la flor, los que florecerán en dos semanas, otros que tienen  como unos 10-15 cm de altura y los que está naciendo en estos momentos.

Vista general a inicios de mayo

Los que nos ocupan  en estos momentos  tenían hasta ahora bien definida la hilera, pero ya no es así pues  la masa de hojas se densifica, y poco a poco las flores nos irán produciendo su sabroso fruto. ¡Bienvenidos, os estamos esperando! ©

Guisantes y tirabeques están naciendo

Pisum sativum

Pisum arvensis

En estas últimas semanas  del mes de enero los guisantes  y tirabeques que había puesto en tierra en la sementera están dejando asomar sus hojas  y comenzando a aparecer, hasta ahora apenas había habido movimiento, solo algunos de los que nacieron por su cuenta de semillas caídas al final del verano habían crecido antes de estas fechas.

Guisantes y tirabeques son unas de las leguminosas que resisten bien  las heladas del invierno   tras lo que  aprovechan los primera subida de temperatura  y las temperaturas frescas del inicio de la primavera para desarrollarse mejor que con los calores de la época estival, por esto siempre es conveniente sembrar una primera tanda  en la sementera, pues  aunque tarden en aparecer adelantan respecto a los puestos en enero o febrero.

Guisantes naciendo

Tirabeques

Desde  ahora es conveniente realizar  otra serie de siembras más, para poderlos luego  ir secuenciando  su  consumo, por lo que  ahora hemos comenzado a realizar  estas.

Algunas de las siembras de la sementera se pierden pues los roedores a lo largo del invierno  disponen de más tiempo para localizar las semillas antes de que germinen y se las comen, pero es un riesgo calculado que hay que  asumir.

Con los guisantes  que habían nacido antes por su cuenta   ahora al realizar el túnel de los semillero, tras preparar el terreno he aprovechado y  los he trasplantado,  los he colocado en una hilera  al lado de la pared donde está este túnel, pero en el exterior, de forma que  puedan aprovechar el calor soltado por el muro y la mayor energía solar pasiva que se acumula en la zona ( ya que se forma un rincón entre la pared y el túnel de orientación sur-suroeste) para poder desarrollarse  antes. ©

Guisantes de trasplante

Comiendo tirabeques

Plantas de tirabeques entutoradas

Desarrollo de las vainas

Con el calor y la humedad los tirabeques se han puesto salvajes. Además para mejor las temperaturas han refrescado un poco, lo que los mantienen mucho más frescos y eso les permite mantenerse mas jugosos.

Detalle de la vaina

Las plantas se han dedicado a crecer a lo loco, por lo que ha sido necesario ponerles unos tutores, varas de  fresno, que les  han impedido tirarse por los suelos cuando  han sufrido algunas de las trombas de agua de las tormentas de mayo y junio.

Las plantas a lo largo de los días han ido desarrollando, primero creciendo en altura, luego desarrollando las flores  y poco después dedicandose a crear  los frutos, que ahora es cuando comienzan a manifestarse de forma claramente diferente a los guisantes, la flor es muy similar,  pues mientras en estos las vainas son perfectamente cilíndricas, cuando el fruto va creciendo, en el caso de los tirabeques se mantienen mucho más planas y mucho más amplias y grandes que las de los guisantes.

Recien cogida nuestra cosecha

Como vaina  debe estar tierna, por ello se debe   procurar recoger los tirabeques en su momento. Es importante  mejor recogerlos  cuando están un poco  de menos, que demasiado recios.

Flor del tirabeque

Hay que procurar recoger todos aquellos que están en una misma situación, ello facilita una cocción más homogénea y   permite desarrollarse aquellos que no han llegado a su culmen.

Si el cultivo se ha secuenciado podremos contar  en nuestra mesa con la presencia de los tirabeques frescos en diferentes momentos  a lo largo de la estación.©

Los tirabeques, parientes de las guisantes

Encañando en las ramas

Muy parecido a los guisantes los tirabeques, Pisum arvensis,  se están desarrollando bien en el huerto. Son muy parecidos  a sus parientes  el Pisum sativum, presentan un elegante moteado plateado en las hojas quizá de diseño algo diferente al del guisante.

Este es mi primer año con ellos, pues no sé el motivo, pero el año pasado no llegaron a nacer, quizá se los comió alguien. Pero este año no ha habido problemas. Son una leguminosa más que requiere  poca atención,  poco nitrógeno, pero si alguno y no le molesta la potasa y los fosfatos,  y también  bastante humedad.

Como no sabía mucho sobre su cultivo, los planté al poco de comprarlos, en concreto en el Lidl, en marzo, pero me he enterado que pueden desarrollarse con las mismas características que los guisantes como cultivo de invierno adelantándose considerablemente su consumo, y posiblemente consiguiéndolos más tiernos al requerir humedad y cierto frescor, más cuando lo esencial de ellos no es el grano sino la vaina.

Detalles del moteado

Tirabeques en la primera fase

De todas formas este año avanzan bien, principalmente creo por el año con lluvias regulares que estamos teniendo. Recordemos que este es un año de hierba, y el tirabeque no deja de ser una de ellas.

Creciendo con fuerte impulso trepador

Por tener su tallo frágil, resulta muy oportuno colocar algún tipo de soporte sobre el que pueda enganchar sus zarcillos, unas cañas laterales les pueden venir muy bien, pero soluciones hay muchas a cada cual más ingeniosa.

De momento están creciendo bien. Puse dos tandas diferentes. La primera está a punto de abrir la flor, la segunda va un poco más retrasada y dependiendo de como venga el año quizá requiera riego, y posiblemente haya problemas con el oídio.

Me quedan otros pocos que  dejaré para  intentar tenerlos para el otoño, pero dependerá del espacio que haya disponible.

Espero recoger algo de semillas para iniciar el próximo  otoño la siembra adelantada de la siguiente primavera. ©