Archivo de la etiqueta: cultivo de pepinos

Recogiendo semilla de los pepinos y pepinillos

Año de cosechas abundantes

Retirando los que van maduros

Este año en el huerto ha habido pepinos suficientes para que algunos de ellos se nos pasase de largo y  al  recogerlos   tuviesen un tamaño excesivo o no estuviesen ya muy tiernos, motivo por el cual fueron dejados en la planta y  se les dejó engordar hasta  que se fueron poniendo los frutos amarillos, en algunos casos se fueron recogiendo pasado ese momento, en otros se les dejó hasta que la amenaza de helada obligó a ponerlos bajo protección.

Una vez recogidos se siguieron dejando las plantas a su propio ritmo y no se les ha tocado hasta que se ha visto que algunas de las plantas se comenzaban a deteriorar de alguna manera, pudriéndose o menguando. Ha sido ese el momento que hemos aprovechado para  proceder a recoger las semillas de los mismos.

Entre la hierba, madurando

La recolección es muy sencilla: Se abren los frutos que siguen llenos de humedad, se separan las semillas y se van echando a un colador, se procede a lavar las semillas varias veces, procurando que pierdan la mucosidad que las envuelve y posteriormente se cuela todo lo que se puede el agua que llevan y se van a poner a secar las semillas.

Siguen madurando

Nosotros hemos aplicado este sistema tanto al pepinillo castizo, como al pepino chino, que tan bien se ha dado este año en el huerto.  Hemos procurado que los frutos dejados para semilla fueran buenos frutos, los que no cumplían se han ido echando, cuando el tamaño ya era demasiado grandes, a las gallinas.

Semillas pepino chino dentro del fruto

Semillas de pepinillos

No sé  al estar relativamente cerca las plantas unas de otras  este año si al sembrarlos el próximo año se pueda dar algún tipo de hibridación. Pero como solo desde la experiencia lo sabremos ya veremos que sucede y os iremos contando.

Cuando se sequen lo que habrá que cuidar más el proceso,  pues ahora ya es más largo el tiempo que necesitan y es fácil que cojan algo de moho. Una vez secas procuraremos envasar las semillas y etiquetarlas cuidadosamente, para que no se nos mezclen.©

Limpiando las semillas

Pepinos en el huerto

Plantas de Cucumis sativus

Los pepinos, Cucumis sativus,  a lo largo del verano han ido creciendo en el huerto, siendo   de las plantas a las que hay que ofrecerles una buena partida de agua para que su crecimiento sea óptimo.

Desarrollando el fruto

Mis pepinos los puse en dos zonas diferentes. Los primeros los coloqué bajo un túnel que nos ofrecieron pronto frutos. Esos primeros pepinos resultaron excelente,  y de buen sabor, además de no estar en absoluto amargos, hecho que otros años podía estropearnos los pepinos.

Engordando frutos

Tras las primeras remesas de frutos tuve la desgracia de que debajo de ellos se asentaron los ratones y desde ese momento hubo problemas para regarlos bien, con lo que la cosecha comenzó a mermar, y las plantas sufrieron bastante. Por otro lado hubo también algo de araña roja sobre las plantas, que no distinguí a tiempo, pensando que todo era obra de los ratones y no tomé medidas tempranas sobre ellas.

Entre los pepinos  algunos de los últimos de estas plantas, de los pocos que se desarrollaron, si que aparecieron amargos.

Pepinos de la otra zona

Menos mal que había puesto algunas otras  plantas más, totalmente alejadas de esta  y cerca del canal de riego. Por lo que  estas plantas no han pasado sed en ningún momento y todavía ahora están dando sus frutos. Se ve que tan cerca del grueso del volumen del agua no gusta tanto a los ratones pues no se han acercado a ellos,  y aquí no se ha visto araña al menos hasta ahora.

Listos a punto de su preparación

Allí continúan los pepinos dando sus frutos. Ahora su crecimiento no es tan rápido como en el verano, que cuando los querías  ver ya  estaban amarilleando y ya no  hay que andar  tan atento con ellos. Se mantendrán así hasta que lleguen las heladas, pero quizá pueda poner un poco de túnel donde están y alargar el periodo en que están dando frutos.

Pelado y troceado

Son un fruto crujiente, gustoso y refrescante especialmente para el verano, cuando tras pelarlo y rociarlo con un poco de sal se puede incorporar a cualquier ensalada, aunque en casa nos gusta especialmente solo aliñado con sal, aceite y vinagre.©