Archivo de la etiqueta: cultivo de centeno

Ampliamos los cereales de invierno

Cebada asucada y con paja de cobertura, sin apenas trabajar la tierra

Cebada asucada y con paja de cobertura, sin apenas trabajar la tierra

Terreno a comienzos de noviembre, recién sembrado

Terreno a comienzos de noviembre, recién sembrado

La sementera está ya finalizada y los cereales de invierno nacieron bien y de momento  van con muy buen pie este año.  Ahora en el otoño hemos sembrado cebada de  ciclo largo, centeno, espelta y trigo. Este año hemos incorporado la cebada de invierno y el trigo respecto a lo sembrado el año pasado.

A la hora de sembrar  en la sementera es muy importante  el que la tierra esté bien de humedad. Este año ha estado bien en ese sentido, pues aunque las lluvias no han sido excepcionales si que han sido suficiente para asegurar una buena nascencia en los cereales sembrados.

Inicialmente habíamos pensado en poner  los cereales en la zona sembrada de patatas anteriormente, pero al final cambiamos de opinión y los hemos puesto en la zona exterior a la valla, entre esta y el canal de desagüe. En nuestra zona al sembrar hay que dejar si se cerca 4 metros desde la valla  y el canal de desagüe para  permitir labores de mantenimiento de este.

Es una zona donde de momento lo único que habíamos sembrado era un trozo para alfalfa, que se ha dado bien. De este modo nos aseguramos que sea un trozo que se mantenga libre de malezas. Será una zona donde iremos sembrando en plan más extensivo, dejando periodos de barbecho, intercambiando la siembra de cereales con algunas leguminosas.

Cebada

Cebada

Trigo barbilla

Trigo barbilla

Cebteno

Centeno

Espelta

Espelta

El terreno estaba muy desigual. Había zonas ya sembradas de berzas de años anteriores, otras roturadas de este año, asi mismo había una zona que estaba sin arar y sin arar se ha mantenido, pero en ella hemos colocado centeno sembrado a voleo por encima, y cubierto todo ello por paja de cebada.

Han tardado todos los cereales  en nacer, o al menos eso me ha parecido, pero ahora están bien y fuertes todos ellos. La cebada se ha colocado en una zona en paralelo donde está el área de experimentación. Con la tierra levemente arañada, colocando paja  directamente sobre las semillas sembradas en hilera. Las hierbas no parecen haber nacido, pero sin duda lo harán pues no se ha empleado ningún tipo de control de las mismas, pero si lo hacen cuando  la cebada esté ya fuerte, ya no podrán con ella.

Zona exterior de la valla

Zona exterior de la valla

El resto está fuera de la valla por este orden, según aparecen en la fotografía:

  • Lo primero un buen trozo de trigo, creo que trigo barbilla, he colocado  cinco  sucos que ahora van ya  muy hermosos, apenas ha nacido hierba entre los sucos. Más adelante tendré que abrir los sucos, pero será a finales del invierno.
  • Luego va el centeno, un trozo sembrado en sucos, bien nacido y  con poca hierba lo asucado, el otro trozo sembrado a manta y con paja, de momento va muy fuerte, es difícil saber si tiene hierba o no.
  • Finalmente está el trozo de la espelta. Colocada en la zona  donde había el año pasado colocado berzas, es una zona  bien labrada y  el cereal está bien nacido, va muy bonito.

En todos los casos como abono se  ha usado el humus de lombriz, pues de cara al invierno  se puede considerar uno de los mejores a emplear. Al mismo tiempo que nutre las plantas, asegura la renovación bacteriana del terreno y protege a las raíces de la intensidad de la acción de la helada, al asegurar una mejor asimilación de los nutrientes.©

Se acerca la cosecha con labranza cero

Final de primavera

Mediados de julio

Quizá recordéis que allá a inicios del  mes de diciembre os mostré una entrada sobre  una experiencia de cultivo del cereal  sin arar,   en concreto dos sucos  de centeno y tres de  escanda.  Se ha ido pasando el tiempo y hasta ahora no me había vuelto a acordar  de poneros al día sobre ello.

Espelta en julio

Espelta a final de primavera

En verde

Como el invierno vino seco el cultivo tardó en nacer, y eso no fue nada bueno para la  escanda , la razón no estuvo en que naciera mal, sino en lo mucho que les gustó a los ratones de esa zona, que pese a tener la ratonera por el área, se veía las huellas de su actuación un día si y otro también, así  al aparecer en la zona del comienzo del suco faltaron muchas semillas de espelta, por la que claramente tienen preferencia.

Bien granada

Por lo demás pese al que el crecimiento no ha sido muy importante, pues hay que recordar  que  el invierno vino muy seco y eso que  solo al inicio de la primavera regamos un par de veces, cuando ya se vio que era  absolutamente necesario. Pese a todo  decíamos el cereal ha resultado bastante bien.

Centeno y espelta casi maduros

Lo único que se le ha hecho además del agua de inicios de la primavera ha sido  quitar los cardos más grandes que han nacido entre las plantas. La experiencia considero que ha sido muy positiva.

De hecho este año voy a volver a repetir esta experiencia de cultivar sin labrar la tierra, pero además voy a incrementar la cantidad de paja, cubriendo toda la zona, pues ha sido, donde ha faltado, donde han ido apareciendo más hierbas.©

El centeno se encaña

Meciéndose al viento

Espigas en formación

 “Que de mayo era por mayo

cuando hace la calor

Cuando los trigos encañan

y están los campos en flor,

cuando canta la calandria

y responde el ruiseñor,

cuando los enamorados

van a servir al amor.”

No es trigo, no,  como nos dice este poema del Romancero tradicional , pero con el centeno (secale cereale) pasa igual y el  centeno ya está encañado en mayo y  en flor con la espiga desplegándose al viento.

La espiga

Ha sido entrar en mayo, al  iniciarse de golpe el calor, cuando el centeno ha desplegado su tallo  hacia arriba sin ningún rubor y en pocos días ha ido sacando la espiga  que  mecida por la brisa deja  ahora que sus pólenes se extiendan de unas plantas a otras.

Altas cañas…

…pero también espigas

Este gigante entre las otras herbáceas de mi huerto está en pleno crecimiento y aunque hay otras plantas tan altas como él, en las zonas templadas donde yo vivo, entre las gramíneas ninguna le hace la competencia. Al haberlo colocado en tres sucos de orientación norte – sur se encuentra, conforme ha ido creciendo en altura, como una barrera en el huerto de los vientos que entran desde el oeste, barrera que se encuentra en movimiento flexible aquellos días en que las borrascas recorren el huerto.

Creando barrera

Su crecimiento a lo largo del  invierno ha sido mantenido, pese a la sequía de ese periodo. Al habérsele colocado paja como cobertura ha resistido muy bien el descenso de las temperaturas y la misma paja le ha ayudado a conservar la humedad de forma que antes de las lluvias solo en dos ocasiones ya al final del periodo seco se le dio algo de agua.

Ahora esa misma paja, además de la sombra que la misma planta produce ayuda a mantener la humedad del agua caída y ayuda a fortalecer la fuerza de sus cañas que superan la altura de la valla.  Como ya lo dice el dicho donde hay paja hay grano, creo que podremos tener una buena cosecha. ©

El centeno crece fuerte

Secale cereale

Este es nuestro segundo año de centeno en el huerto y está resultando especialmente bueno para el mismo, eso pese a que nos ha venido un tiempo así de frío y seco, pero debemos ser conscientes que el centeno es uno de los cereales que mejor resisten las heladas y sobrevive con más fuerza.

Surco de centeno...

...denso y resistente

El centeno colocado en esta zona son tres hileras que se sembraron  en la sementera. Estas tres hileras se sembraron asucadas, pues este es uno de los mejores sistemas para el desarrollo del cereal y más en tierras un tanto pesadas, pues facilita el drenaje, a las que se incorporó casi desde el nacimiento paja de cobertura. La paja ha ayudado a conservar la humedad  de la tierra y a proteger a las plantas de la acción del hielo, al conservar las raíces aisladas de la acción intensa del frío.

El centeno crece fuerte este año y en gran medida se debe a que este año empleé humus de lombriz a la hora de sembrarlo, por lo que el humus ha ayudado a protegerlo de la acción del hielo y ha fortalecido a las plantas, por eso su verde es casi rabioso, un tanto insultante, reflejo de toda su fuerza.©

¡verde, que te quiero verde!

Ya se espigan

Creciendo a lo largo de la primavera

cambio de color desde el comienzo

Se inicia la espiga

Se inicia la floración

Va creciendo

A lo largo del mes de marzo, abril y mayo centeno y espelta se han dedicado a crecer.

Primero fue el centeno, cuya paja tiene  ahora casi dos metros de altura, me supera por encima ampliamente.

Detalles de la flor

Mas tarde se desarrolló la espiga, una espiga larga y delgada, que se ha mantenido muy vertical hasta fechas recientes, y ahora comienza a combarse, por lo que es de suponer que hasta ahora no había engordado y que ahora comienza a hacerlo.

Al engordar el grano se comba la espiga

En  todo este tiempo la espiga ha estado floreciendo y, meciéndose con la brisa junto con algunos insectos, polinizándose, tras ello  se dedicó a formarse.

Bajo el sol y la brisa

La espelta mientras tanto no tenía prisa, o al menos eso parecía. Con sus tallos  fuertes y más compactos era un poco Sancho Panza, para el Quijote centeno.

Apareciendo medio oculta

Se formó

Pero lo cierto es que ella también avanzaba y así en el mes de mayo sacó la espiga, fuerte, sólida compacta, muy granada.

Con la fortaleza que presenta (tiene más del metro de altura) tiene poco que ver con poco que ver con los trigos  casi enanos  que normalmente se ven por aquí.

Detalle de la espiga

Hasta ahora ambos cereales están muy fuertes y verdes, pero el centeno, presenta un tono verde claro frente al intenso tono de la escanda. Posiblemente de ambos sea el centeno el primero que madure.

En paralelo

La recolección del mismo todavía no se como la realizaremos. Pero ya os contaré.

La paja del centeno es muy abundante y larga ello me ha hecho recordar los usos tradicionales que a la misma se le daban, por lo que a lo mejor investigo un poco sobre como tejerla. A ver que se puede hacer con ella una vez recogida y que puede resultar.©

Centeno y espelta a toda velocidad

Ambos mano a mano

A lo largo del invierno  se ha mantenido el crecimiento del centeno y de la espelta a un ritmo lento. Más frágil en apariencia la espelta que el centeno, pero los dos  en su lento avance .

Primer plano de la espelta

Con la llegada de la primavera, el aumento de las lluvias y el incremento de las temperaturas ambos han entrado en una vorágine, a través de la cual se les ve crecer de día en día y engrosar sus tallos.

Entre lluvia y lluvia en una de las semanas que despejó les aricamos, cavando entre los sucos,  eliminando las malas hierbas.

Desde ese momento su respuesta ha mejorado el rendimiento, y ahí estamos en este momento. El centeno sigue siendo una planta más rústica, tanto en crecimiento, como en grosor de sus tallos, mientras que la espelta presenta un volumen de materia verde menor, pero manteniendo la diferencia, avanza a buen ritmo.

Centeno con inquilina

Tallos del centeno

Nos hemos planteado si incorporarle algún aporte de abono más ahora, pero hemos decidido que no, que podríamos correr el riesgo de que posteriormente cuando grane por el peso de la espiga, si crece demasiado, a  la planta  se le doblasen las cañas.

El tiempo esta siendo muy bueno para el cereal que ha multiplicado su crecimiento, pues está aportando humedad, al tiempo que  temperaturas más elevadas de lo habitual para estas fechas.

Veremos qué tal fructifica y cómo resulta la cosecha.Ya os contaré.  Si todo resulta como espero, quizá al  próximo año me plantee  sembrar algo de trigo panificable, para experimentar con él,  ssiempre que consiga  encontrar y comprar la semilla.

¡Se me olvidaba! no hemos comentado nada respecto al centeno para abono verde que este año tal y cómo ha venido el año todavía no lo hemos podido  incorporar a la tierra, pero si hace bueno unos días le daremos la vuelta, para enterrarlo,  en cuanto podamos, pues necesita tiempo para pudrirse bajo tierra antes de sembrar. ©

Nuestras gramíneas crecen

Plantas de centeno

Hasta ahora había conocido solo   desde  la teoría  el desarrollo de las gramíneas en invierno.

Ahora  al haberlas incorporado a nuestro huerto, su desarrollo resulta especialmente interesante. Es curiosa la diferencia evidente entre la espelta y  el centeno.

Cómo el centeno  manifiesta una potencia de la que carece la espelta.

El centeno se presenta como una planta a la que el invierno no le afecta. Dura y tenaz,  orgullosa de su rusticidad. La espelta o al menos de momento eso parece, es más delicada y de estructura más fina, de menor desarrollo.

Plantas de espelta

En ambos casos estoy esperando que deje de llover y se seque un poco la tierra, para echar un ojo a las hierbas que las acompañan pues en las fotos me ha dado la sensación de que a la espelta además la acompaña grama. Si eso fuese así habría que intentar eliminarla cuanto antes o al menos controlarla, pues eliminarla resulta complicado.

Creo que una escarda para eliminar la competencia sería beneficiosa para ambos. Pero la tierra de momento está muy pesada. por lo que no creo que sea conveniente andar con ella.

El desarrollo del centeno es bueno tanto el que tengo en los sucos como el sembrado para abono verde. Creo que si sigue así la zona donde está resultará muy beneficiada, pues al crecer con tanta fuerza sus raíces penetraran profundamente  beneficiándose el suelo, además de que  el centeno  no necesita un suelo rico para desarrollarse, junto con el hecho de que crece rápido.

Entiendo por qué razón se empleaba tan frecuentemente en la agricultura de subsistencia de esta zona en el pasado. pues además ofrecía la posibilidad de utilizarlo como forraje de primavera para los animales si resultaba necesario.

Enlaces sobre abonos verdes: Uno y otro