Archivo de la categoría: pimientos

Disfrutando de los pimientos

Cosechando pimientos

Aunque en esta época es el momento de almacenar y envasar los pimientos de nuestra cosecha, tanto a través del envasado en tarros como a través de la congelación,  se hace inevitable y es de agradecer el poder disfrutar de ellos directamente  tras asarlos.

Untados con aceite para asar y luego pelar bien

Asados al horno

Así cada pocos días, cada vez que se trabaja con el horno o se pone la brasa, los pimientos pasan por la misma y se prepara una nueva partida de pimientos que se van a disfrutar en fresco a lo largo de la semana en curso.

Ensalada de pimientos

Salchichas y pimientos

Sándwich de pimiento queso y jamón

Con cada nueva partida de pimientos fritos se abre la puesta a la imaginación de cómo vamos a prepararlos, desde las formas más elementales y básicas como son las ensaladas: de ellos solos, de ellos  con queso fresco y unas olivas, con cebolla, huevos duros y atún,…  a otras formas tan  originales y  particulares como deseéis elaborar.

A mi en concreto me gusta mucho el sándwich de pimiento con queso fundido y jamón asado, pero también se hace de disfrutar  esta fácil  ensalada de sardinas y pimientos  de  la que voy a daros la receta.

Se emplean las sardinillas de  lata, con   aceite vegetal, además de unos sabrosos pimientos asados, pelados y troceados.

Sardinas y pimientos

Las sardinas se parten  también  y se mezclan con los pimientos , intercambiando sabores, todo ello se aliña con aceite de oliva, vinagre  y sal,  y a disfrutar.

Mezcla de sabores

Así disfrutando de sus aromas y texturas es un buen  momento de fortalecer nuestro organismo para hacer  frente a la dureza del invierno y  los primeros  ataques del virus de la gripe y las vitaminas de los pimientos y sus riqueza en nutrientes bien pueden contribuir a ello. ©

Cosecha de pimientos 2012

Algunos de los pimientos gordos

Este año hemos tenido un buen año de pimientos. Teníamos sembrados además de los de Piquillo, los de Padrón,  las Ñoras, los dos tipos de guindillas, los Choriceros y los Italianos,  una serie de  pimientos de mayor tamaño, de entre los cuales destacaban los pimientos Morrones, los pimientos de California de cuatro morros,  unas plantas de pimientos Najeranos y algunos tipos de pimientos  picudos. La mayor parte de los pimientos son de variedades dulces, aunque ha habido algunos pies que han salido picantes.

Ñoras maduras

Pimientos picudos

El mayor problema que han tenido los pimientos este año  ha sido que estaban todos mezclados, pues al haber sido replantados tras haberse helado dos veces, no se respetó el tipo de hileras que había, quedando al final mezclados.

Al comenzar a dar frutos hubo un conjunto de plantas que comenzaron a tener sequeros, pero reaccioné a tiempo y les puse en el suelo, junto a las plantas,  carbonato cálcico con lo que desde ese momento en adelante los frutos han estado bien sanos y sin sequeros.

La cosecha ha sido buena, aunque a nivel de la producción  individual de cada planta no ha sido demasiado abundante,  no sé el motivo pero las plantas de   pimientos más gordos la mayoría  solo  tuvieron la partida inicial de flores, pocos de ellos reflorecieron más tarde o cuajaron la flor, lo que en un año tan suave como este habría permitido una mayor cosecha.

Recogiendo los que van maduras antes de la lluvia

Después de la recolección de los pimientos es ahora  la época de disfrutar de ellos. Para conseguir hacer esto es importante que los pimientos se conserven bien. Esta  es una de las ventajas de un año que ha venido tan seco, pues al no haberse mojado  durante la recolección sus posibilidades de conservación son  mucho mayores. ©

La primera helada de la temporada.

Judías y tomates helados

Este fin de semana del sábado al domingo llegó la primera helada de la temporada. Aunque oficialmente las temperaturas mínimas no han bajado de 0º no es esa la historia que cuentan mis plantas, de modo que las más sensibles a la caída de la temperatura se han chamuscado y quemado por la acción del hielo.

Afecta esta caída de las temperaturas sobre todo a las judías tardías que estaban muy tiernas y  en plena producción, a los boniatos que seguían en plena expansión, a las calabazas y calabacines, melones, sandías y otras cucurbitáceas como  la lufa, a las berenjenas.

Plantas de Solanum heladas

Pero en cambio los tomates y los pimientos, salvo algunas plantas que se ve cayeron en el camino de algunas de estas lenguas de frío, el resto de momento no se ha visto afectado, pero por ello hemos dedicado la tarde a recogerlos.

Frutos dañados

Cesta de judías

El daño  de esta caída de las temperaturas se debe fundamentalmente al contraste tan marcado entre la temperatura del resto de la semana y del mes  y  las que han tenido lugar durante este fin de semana. Por esta zona nuestra a mediados de octubre es bastante frecuente la existencia de tales  heladas, pero este año el tiempo nos tenía desaconstumbrados y nos habíamos relajado en nuestra preocupación.

Talega de tomates

No ha sido una helada muy destructiva, la mayor parte de lo helado solo lo ha sido en las hojas superiores y  se puede aprovechar y así hemos recogido una cesta de judías verdes,  también  tomates, pimientos, calabazas y los  melones y  las sandías que quedaban. Desde el momento en que llega la primera helada resulta inevitable recoger todo aquello  que pudiera ser susceptible de estropearse, pues su conservación si la helada es profunda  queda muy afectada.

Boniatos y judías verdes

Esperemos que con el cambio de temperaturas llegue también un cambio en las precipitaciones tan necesarias en el huerto. ©

Los últimos pimientos de este año

Cesta con alguno de los últimos pimientos recogidos

Pimiento italiano

Estos que vemos aquí son los últimos pimientos de la temporada. Los he terminado de recoger porque tenía que quitar el plástico que los cubría para ponérselo  a las judías, pues la manta no es suficiente para el descenso de las temperaturas nocturnas. Por otro lado hay que continuar preparando el terreno para el invierno.

Pimientos del Padrón

Los pimientos han estado dándonos  sus frutos a lo largo de septiembre, octubre y hasta estos.  Los protegimos con un plástico cuando comenzó el descenso de las temperaturas y como este no ha sido continuo pues los pimientos han seguido desarrollando sus frutos.  Estos últimos son especialmente sabrosos aunque sean pequeños y  no saben a verde, sino con un perfume afrutado, especialmente agradable  a la plancha.

Diferentes plantas

Estos pimientos que han desarrollado sus frutos en esta época son fundamentalmente pimientos italianos, pero también hay  algunos pimientos de Padrón, así como algunos de piquillo y algunos choriceros. Son pimientos en conjunto poco magros, que resultan más resistentes ante el frío y por otro lado tardan menos tiempo en desarrollar el fruto.

Frutos al sol

Estos pimientos una vez recolectados  recibe diferente tratamiento. Los muy pequeños fueron consumidos ese mismo día  a la plancha. Los demás depende de sus particulares circunstancias, y así si están cerca de estar maduros se dejan reposar  y que sigan esperando. Si por lo contrario están verdes, se seguirán tomando  en los próximos días con las comidas, como acompañamiento.

Todo el material  que queda al quitar los  pimientos pasa a formar parte del montón del compost y terminará volviendo al huerto al cabo de un tiempo. ©

Pimientos XXL

Mata con pimientos

Cinco morros corto

Ya hemos hablado anteriormente de algunos de los gordos del huerto y ahora quiero presentaros a otros. Son también unos gordos magníficos,  de hecho los mismos tipos que tenía el año pasado y son  descendientes de ellos pues proceden todos  de sus semillas.

Fruto al comienzo del crecimiento

Así en el huerto tenemos pimientos de cuatro morros, largos y delgados; de cinco morros, en este caso más cortos;  unos picudos, pero anchos en su base y carnosos. Hay también unas plantas de morrones que me trajo mi madre, pero no se han desarrollado demasiado, van más tardíos que los otros.

Juntos de cuatro y cinco morros

Cuatro morros al inicio del crecimiento

Este año los pimientos fueron sembrados  primero en semilleros, y más tarde colocados bajo los túneles. Comprobé que bajo el túnel respondieron muy bien,  los puse de tres en tres en paralelo y salvo algunos que fueron cortados por los grillos, adelantaron mucho más que aquellos otros que seguían en el tarro.

Picudos creciendo

Todos ellos se pusieron a crecer y desarrollarse bajo el plástico hasta que llegó el momento en que no había peligro de heladas,  cuando  tras regar el suco donde los tenía los fui moviendo con tierra y todo  hasta su emplazamiento definitivo al aire libre.

Comenzando a madurar en la planta

El colocar humus en la base del hoyo cerca de las raíces resulta bueno  por el gusto que tienen los pimientos por los nutrientes  y los abonos complejos.  Además se les echó diversos purines, desde el de ortigas, así como de tomate y de humus de lombriz.

Cuatro morros largo, casi rectangular

Su crecimiento ha sido bueno en torno a los 70 cm, desarrollando grandes frutos, aunque no demasiadas flores.

Este es un aspecto que me preocupa y no se si es resultado de que iban un poco tardíos o quizá de que quedaron  colocados  entre los tomates que se han desarrollado en altura a ambos lados, con la correspondiente sombra para los pimientos, o quizá necesiten   algún nutrientes específico para estimular la floración. Tendré que investigar sobre ello.

Ahora en la etapa final algunos de ellos han desarrollado sequeros como los tomates. Pero conociendo el problema (peseta) y la solución, habrá que intentar prevenir para el próximo año.

Además ha aparecido  otro problema que tengo sin resolver  y es que  algunos de ellos han sido taladrados, con agujeros  redondos  que  en ocasiones se complican con podredumbre  y el pimiento se pierde, pero no he  conseguido ver  quien los produce, sin duda algún tipo de gusano u oruga,  no he llegado a verlo (se ve que es nocturno).   Y no se como atacarlo, tendré que espabilar e investigar sobre ello.

De los picudos, cada uno pesa unos 400 gramos

Desde que comenzó la posibilidad  de heladas, cuanto los pimientos  colorean un poco los voy recogiendo y luego los extiendo sobre una superficie para que se vayan madurando y poniendo rojos, momento en que los usamos. ©

La cosecha de pimientos italianos

De los primeros de la cosecha

Los pimientos italianos son de la cosecha más tempranas de pimientos, y de hecho ya llevamos casi dos semanas consumiéndolos, pero por una cosa o por otra se me escapa la entrada y meto otra, pero ahí va.

Creciendo

Las plantas fueron colocadas bajo el túnel junto a los de padrón y algún otro y ahora ya nos están dando sus frutos.

Con peculiar color

Recibieron las mismas dosis de caldo bordelés y de azufre que los tomates, pero en general no suelen dar problemas siempre que a las plantas  se las dote de muchos nutrientes y hasta ahora no lo han hecho.

...y desigual tamaño

El gusto de los pimientos por los nutrientes hace que además de haber puesto humus en las raíces  al  trasplantarlos, cada poco nos acerquemos a ellos con su dosis  de nutrientes correspondientes, junto con un buen regado.

Así les hemos dado purín de ortigas cuando eran más pequeños, en el proceso de formación de las flores y purín de tomate y ahora quincenalmente  les suministramos  un poco de te de humus de lombriz.

Cerca de la recolección

Las plantas están fuertes,  de hecho algunas han tenido que recibir tutores para impedir que se le rompan las cañas por el peso,  lo único es que no están todas  regulares, habiendo algunas que llevan mucho fruto ya dado  y otras que están como más tardías, pero eso para una huerta que se organiza para el autoconsumo resulta positivo, pues facilita el consumo secuenciado.

En el proceso de crecimiento al principio los pimientos presenta tonos negruzcos en el fruto que desaparecen conforme se acercan al momento de la recolección, cuando este se aclara.

Tenerlos ahora tan crujientes y jugosos  es un auténtico placer con los calores del verano y  el uso que en la cocina se les pueda dar: crudos, en ensalada, … ©

Los primeros en dar cosecha

Inicio de la floración

En el huerto  los pimientos  en verano son siempre una constante, pero también es cierto que no todos se encuentran en el mismo momento de su desarrollo. Así desde que pusimos los primeros hasta    que ha llegado el momento de comenzar a consumirlos ha pasado un tiempo  y ahora empezaremos por los que ya están: Los pimientos de Padrón.

Flor del pimiento

Fueron de los primeros en ser puestos en el huerto junto con los pimientos italianos  y fueron los primeros en florecer con su flor pequeña y blanca. Pronto esta  tuvo a su alrededor otra serie de ellas que son las que al crecer nos han dado los pimientos que ahora están para consumir.

Pronto llenos de flores

En la huerta estos pimientos los colocamos en una hilera paralela junto con los tomates, ambos bajo el plástico, lo mismo que la hilera de judías de fréjol redondo. Por eso su crecimiento ha sido más temprano, pero no todos los pimientos tienen este mismo desarrollo.

Recordemos que hubo problemas con las semillas y los semilleros de  pimientos sufrieron el ataque de los ratones poco después de ser sembrados, por lo que el nacimiento de  sus semillas fue muy irregular  y  el resto  de las plantas fueron apareciendo  en momentos diferentes según fui resembrándolos al ver que no nacían.

Primeros frutos

Ahora de algunos ya tenemos los primeros  fruto (estos del Padrón) y de   otros no sabemos si llegaremos a verlos dar cosecha, pero hay bastantes plantados   por lo que no hay problema, pimientos habrá, sean unos u otros.

Creciendo

Los pimientos bajo el túnel no tuvieron muchos problemas, les dimos una mano de caldo bordelés bajo el túnel ypoco después  les dejamos descubiertos.

Ellos estuvieron bien no así otro grupo de pimientos, en paralelo con ellos,  que  no sé el motivo quizá fuese una sensibilización a la bajada de la temperaturas pues coincidió con este hecho,  pero algunos   sufrieron un amarronamiento de  los bordes de sus hojas,  coinciden  todos ellos con los morrones que me trajo mi madre  y a ella también le pasó, pero por si acaso les dimos  a todos  una mano de azufre, incluidos los de Padrón.

Desde ahora y  hasta la llegada de los fríos  para mantenerlos  en flor y  dando fruto  tendremos que darles un riego regular, y de vez en cuando un riego especial, que en mi caso suelo hacer con purín de tomates, y dentro de unos días cuando el calor se estabilice empezaré con un poco de purín de humus de lombriz, que ya el año pasado vi que les gusta mucho y responden bien al mismo.

Poco a poco floración y frutos  irán aumentando y sus tipos se  irán diversificando  ©