Archivo de la categoría: Cultivo de legumbres

Las Chauchas de 2014

Chauchas al final del verano

Chauchas al final del verano

Enredadera de fuerte tallo

Enredadera de fuerte tallo

El cultivo de las Chauchas en las zonas templadas  se encuentra  casi siempre con un problema, sobre todo en mi zona: el ciclo reproductivo de las chauchas es bastante más largo que el de las judías comunes. Con ello si se siembran al mismo momento que estas, la cosecha depende de como venga el otoño y la recolección de semillas no es fácil, pues cuando llegan las lluvias no maduran lo mismo y muchas se enmohecen. Este ha sido un problema  que me he encontrado en los últimos años.

Flores de las Chauchas

Flores de las Chauchas

Para buscar solución  decidí adelantar su siembra y   resolver  con ello el problema. Para ello puse las semillas de Chaucha en el interior del  invernadero bastante antes que otros años, luego trasplanté las plantas ya crecidas,  cuando  en el exterior  no había riesgo de heladas y las he ido cuidando desde entonces.

Cargadas de vainas

Cargadas de vainas

Follaje de la primera siembra

…y de follaje

Siembra de verano

Siembra de verano

Pero decidí también sembrar otras pocas al mismo tiempo que la cosecha ordinaria, a modo de testigo de lo que suele ocurrir habitualmente. He ido cuidando  de forma similar  ambos cultivos hasta ahora.

La diferencia de tamaño entre ambos cultivos  de trepadoras es evidente. En el primer caso la densidad de las matas de las plantas es mucho mayor, y aunque las segundas están con  abundantes frutos, no alcanzan el volumen de vainas que presentan las primeras, de las que ya hemos comenzado a recolectar, sin temor a que no nos queden semillas, pues ya hay abundantes vainas bien granadas.

Caja con Chauchas

Caja con Chauchas

La cosecha de este año ha sido muy superior a la de otros años, con lo que pretendo  mantener el sistema y mejorarlo, aunque ello conlleve contar con el invernadero para estos usos. ©

Judías de medio metro

Colgando del soporte

Colgando del soporte

Con su medio metro

Con su medio metro de largo …

El mundo cada vez más es un pañuelo. Que  esté tan intercomunicado puede tener efectos  en unos casos  negativos como la difusión de plagas, pero también efectos positivos  como es la fácil difusión y movimiento de las semillas.  Estas semillas llegan de tierras lejanas, como es el caso de estas judías de medio metro.

Finas y delgadas

…y sus vainas…

Son  un tipo de judías raras en esta zona, pero que cada vez hay en más huertos.  Desde uno de ellos me han llegado a mi.  Su nombre científico es Vigna unguiculata subsp. sesquipedalis, pero coloquialmente  en sus lugares de producción recibe nombres muy variados: bora, judía de vaca, frijol espárrago, habichuela larga, frijol serpiente. Por aquí nos quedamos con la exageración y las llamamos  judías de metro aunque  la  medida real sea  más cercana al medio metro,

mmm

 … finas y delgadas

En su origen proceden estas legumbres  de  lugares cálidos y tropicales de Asia y hoy en día se cultiva por otros  lugares del mundo. Es  una leguminosa trepadora   que emparentada con las judías, pertenecen a un género distinto de las comunes.

Con toques malva cuando esta  en su apogeo

Con toques malva cuando esta en su apogeo

Detalles

Detalles

De hoja similar al resto de las judías su flor es un tanto  diferente y de mayor tamaño. Pero no es hasta que comienza a crecer el fruto cuando las diferencias aumentan al alargarse este de forma considerable. Dado el tamaño que alcanzan es importante colocar un buen sistema de soporte. Pues de ese modo  las vainas pueden quedar colgando sin arrastrarse por los suelos.

Comenzando a formar el fruto

Comenzando a formar el fruto

Cuando colocamos en el huerto semillas de zonas con climas y terrenos muy diferentes a los nuestros estamos iniciando una aventura que a veces funciona bien, y otras no tan bien. En el caso de las judías de medio metro, funciona. Sembradas al mismo tiempo que las otras, son más lentas en su crecimiento. Tardan más en dar flor y fruto. por ello deducimos que o su ciclo de crecimiento en su lugar de origen resulta más largo, o quizá  requieran más calor.

Ahora recolectamos sus vainas  con frecuencia, pues enseguida se pasan, y entonces hay que dejarlas para semilla. ©

 

 

Arroz con judías y coliflor

Las judías en el huerto  van creciendo bien y están granando, pero todavía es un poco pronto para poder recogerlas y emplear las de este año, entre otra cosa porque  las alubias rojas  las sembré un poco tardías.

Recogiendo coliflor

Recogiendo coliflor

Para realizar esta receta, que  hemos tomado de  un libro clásico: El libro de la paella y de los arroces (libro que lleva en casa más  de 25 años), hemos  utilizado judías rojas que todavía quedan de la cosecha del año anterior, pero   lo que si hemos sacado ahora del huerto ha sido  la coliflor, al estar  estas en plena cosecha.

Las coliflores se han desarrollado bien, aunque algunas de ellas han sido un poco pequeñas, lo que no es un problema pues dan bien para elaborar una comida con una de ellas, sin dejar restos en la nevera. Para esta receta hemos empleado:

  • Unos 100 gramos de judías rojas puestas de remojo el día anterior.
  • 300 gramos de costilla de cerdo
  • Cuatro puñados de arroz, uno por persona
  • Una coliflor pequeña en ramitos
  • 1 tomate, pimentón, dientes de ajo, sal
  • aceite para sofreír  las costilla
  • agua, dos veces el volumen del arroz utilizado, además de la utilizada para cocer las judías, o empleando esta.
Salteando costilla de cerdo

Salteando costilla de cerdo

Se ponen de remojo las judías rojas en agua fría  el día anterior. Al día siguiente se ponen a cocer  las judías con sal en  abundante  agua y  luego se espantan dos veces, parando la cocción y volviéndola a reiniciar. Se dejan cocer hasta que están tiernas.

...junto al tomate y el pimentón

…junto al tomate y el pimentón

Añadiendo el arroz

Añadiendo el arroz

Se parten  las costillas y se  sofríen en el aceite  junto a los ajos. Posteriormente se incorpora el tomate pelado y troceado. Se le añade el pimentón. Se deja cocinar  unos minutos, cuidando que no se pegue.  Se le añade un poco de agua procedente de las judías cocidas.

Cuando ha dado unos hervores se añade el arroz.  Se vigila para que no se pegue, lo que es fácil pues el almidón de las judías  facilita el proceso.  Se añaden  las ramitos de coliflor y el agua templada y se deja cocer todo ello  destapado a fuego vivo los 10 minutos iniciales,  el resto  hasta que esté cocido a fuego más suave, entre dieciséis y veinte minutos en total, dependiendo de arroces.

Con la coliflor

Con la coliflor

Si se mantiene el agua de la cocción de las judías caliente  se le puede incorporar  al arroz  la que sea necesaria antes de finalizar la cocción  para que quede tirando a caldoso. Cuando el arroz está  cocido  es el momento de servirlo. Es un plato sustancioso. ©

...un poco caldoso

…un poco caldoso

Tirabeques con jamón

Tirabeques lavados y listos para cocinar

Tirabeques lavados y listos para cocinar

Tirabeques en la planta

Tirabeques en la planta

Este año   no es uno de los mejores años para guisantes y tirabeque pues  salvo los de invierno que han crecido mejor, los de primavera han desarrollado manchas en las hojas  y en ocasiones en las vainas y algunos se han secado. Pese a todo ha habido cosecha de guisantes y ahora  hay cosecha de tirabeques  que están ahora en su mejor momento.

Este tipo de tirabeque no es de la variedad Mangetout, en la que como su nombre indica se come todo, sino que en estos hay que retirar el lateral de las vainas, pues puede estar fibroso, pero el resto se conserva tierno aunque esté el grano gordo.

cordovenas

Cordovenas y restos para la basura orgánica

Una vez recogidos y limpios vamos a utilizar una receta muy sencilla que los conserva deliciosos.  Necesitaremos un buen plato de  tirabeques, jamón serrano en taquitos, sal y un poco de aceite.

Jamón en taquitos

Jamón en taquitos

Salteamos los tirabeques en el wok a fuego vivo con un poco de aceite. Los tirabeques están tiernos crudos, por lo que no es necesario que queden muy cocinados, pero depende de gustos, deben tener un punto de cocción en el cual conserven todavía parte del crujiente de la verdura.

En el wok

En el wok

En el plato

Con el jamón

Cuando se consideran  que están en su punto de cocción se incorpora el jamón y  se sazonan con la sal, dependiendo del nivel de salazón que tenga el jamón. Dos vueltas en la sartén y listos para servir.  Deliciosos  solos y en compañía. ©

¡Sabrosos!

¡Sabrosos!

 

La Rabia de los garbanzos

Garbanzos de la paja

Garbanzos de la paja

Se conoce con el nombre de Rabia de los garbanzos a una enfermedad que padecen estos, debida a un hongo que los coloniza y puede terminar con ellos con gran efectividad.

Plantas enfermas

Plantas enfermas

Es una enfermedad endémica  en muchos suelos que depende en gran medida de las condiciones metereológicas que hagan, de la humedad y de la temperaturas existentes. Siendo los periodos de humedad alta coincidiendo con temperaturas de 15º a 20º los de más peligro.

Los primeros sintomas se aprecian a través de las hojas de los garbanzos, sobre las que aparecen manchas circulares  en  hojas y vainas con el borde más oscuro  y en los tallos que se secan. Estos síntomas son debidos a un hongo Didymella rabiei que  una vez se desarrolla es capaz de secar la planta con gran rapidez.

Tallos secos

Tallos secos

El hongo puede trasmitirse por las semillas que estén contaminadas, estar en el suelo  o trasmitirse desde plantas enfermas. He estado investigando sobre los problemas de los garbanzos porque tengo algunas  plantas  en el cultivo que se han ido secando y no sé debido a qué.

Garbanzos en tierra

Garbanzos en tierra

Este año de momento tenemos garbanzos sembrados en dos zonas. Por un lado en paja y por otro en la siembra tradicional en el  suelo, en ambos casos plantados en febrero. En general el  cultivo  va bien, pero   en los sucos  algunos de  los garbanzos amarillean y se mueren. ¿Es la rabia de los garbanzos? por si acaso los hemos incluido en nuestro tratamiento con purín de cebollas,  y esto  parece haber disminuido el ritmo de amarilleamiento, ya veremos si es eficaz hasta que madure la cosecha.©

Desarrollando el grano

Desarrollando el grano

Preparando la lenteja pardina

Al poco de arar el terreno

Al poco de arar el terreno

Lenteja tras el remojo

Lenteja tras el remojo

Este año nos hemos decidido a sembrar la lenteja pardina en el centro del huerto. Es  un tipo de lenteja mucho más menuda  que la lenteja  rubia castellana y muy sabrosa.  Las hemos colocado en la zona de  donde  habíamos quitado los frambuesos y donde también  hemos  colocado unas cuantas parras más, con la intención de agrupar allí  varios  tipos diferentes de uvas.

Zona bajo la lluvia

Zona bajo la lluvia

Comenzando a nacer

Comenzando a nacer

Es una zona donde quiero   dejar el suelo para cultivo de secano. Un lugar entre las parras donde   pueda poner cada año  leguminosas que sirvan de abono al  terreno y  al tiempo lo   mantengan   cultivado y libre de hierbas, dándonos una cosecha.

El terreno cuando comenzamos a trabajarlo estaba muy pesado y costó bastante prepararlo, pues llevaba cuatro años con los frambuesos y eso había hecho que la grama adquiriese mucho desarrollo en toda la zona.  Le dimos varias vueltas, e intentamos retirar toda la grama que fue posible,  pero    seguramente reaparecerá.

La lenteja la pusimos en remojo y estuvo además otro día humedecida antes de sembrarla. A continuación realizamos los sucos y la colocamos en ellos. nació rápido y bien.  Lleva ya nacida más de un mes. Al poco de nacer le llovió encima y eso ha hecho que su crecimiento fuese mejor.

En hileras...

En hileras…

Con la lluvia las hierbas se desbordaron, por ello en la semana pasada las cavamos. y quizá antes de que cierren los sucos con su crecimiento haya que volver a hacerlo, depende de la lluvia.  Entre ellas se conserva de momento  la higuera que con el buen tiempo de este año todavía conserva  las  brevas. Veremos si el tiempo las  mantiene.  ©

...rotas por la higuera

…rotas por la higuera

 

En torno a la Soja

Granos de soja....

Granos de soja….

Este año volví a sembrar soja en el huerto, y aunque tarde también recogí  una cosecha destinada al consumo. Pero pocas plantas de mi huerto me generan en estos momentos tantas dudas como la soja y voy a intentar dejar esas dudas aquí, quizá alguien  pueda ayudarme con ellas.

 ... en el proceso de limpieza

… en el proceso de limpieza

Separándolos de las vainas

Separándolos de las vainas

Soy consciente de que  la soja hoy en día está profundamente asentada en el consumo humano, no tanto  por pertenecer su consumo a una demanda consciente del  mercado, sino por que la soja se ha colado en la cadena de la transformación de los alimentos ante la necesidad del empleo de las proteínas, y ante el bajo coste que esta proteína vegetal tiene.

Soy consciente del peso que en esa cadena  alimentaria tienen la grandes cadenas multinacionales de la producción de alimentos, así como  los vínculos entre fitosanitarios y transgénicos en esa producción.  Si la leche está en todas partes (por la proteína láctea barata) , con la soja pasa algo similar, aparece en todo tipo de alimentos.

Hojas

Hojas

Hilera de soja creciendo

Hilera de soja creciendo

Hasta aquí eso es mercado, podría prescindir del mismo, con una producción propia eludiendo los problemas que conlleva la producción orientada al mercado,  pero no acaba el tema  ahí.

Flor de la soja

Flor de la soja

Desde hace algún tiempo esa imagen, que tenía para mi de panacea universal, vendida con la soja, se está  desmontando.  Hay múltiples aspectos vinculados con ella que voy conociendo que la hacen ampliamente problemática:

  1. Se habla de las tóxinas presentes en la planta que dificultan la  asimilación del grano, aunque se le someta a cocción. Por lo visto no sirve solo la cocció,  la única forma válida es a través de los fermentados, sistema poco generalizado en el consumo occidental, salvo a través de la salsa de soja.

    Planta adulta

    Planta adulta

  2. Ello hace que se hable de la presencia en ella de antinutrientes, existentes también en otras leguminosas  que,  entre otros, inhiben la  tripsina y  con  ello  impiden la asimilación  y digestión de los nutrientes, junto con ácido fitico que dificulta la absorción de minerales y oligoelementos.
  3. Presenta alto niveles de  estrógenos, hormonas femeninas, que  como fitohormonas son fácilmente asimilables por el organismo, influyendo en el mismo, adelantando la menarquía,  generando quistes,  fibromas,  alterando la respuesta hormonal, feminizando rasgos y  rompiendo equilibrio hormonal  propio de  los varones
  4. …. si  navego por Internet buscando  sobre las consecuencias del consumo de soja, la lista se incrementa considerablemente.

Tras  todo esto  sigo teniendo la cosecha  de soja de este año en casa, pero,… ¿merece la pena consumirla?

Quizá haya que  pensar qué en la producción del año hay otras  muchas   leguminosas  más inofensivas que ella como alternativa válida para conseguir proteínas vegetales libres de sospecha.©