Archivo de la categoría: Arandanos

Moviendo los Arándonos azules

Arándano colocado en el caldero

Arándano colocado en el caldero

Antes del trasplante

Antes del trasplante

Los arandanos  azules, Vaccinium corymbosum, es uno de los cultivos que no consigo prospere en exceso  en el huerto.  Desde luego que este no tenga el ph más  adecuado  para ellos y que sea un suelo pesado puede perfectamente ser la causa de ello.

Con todo vamos a intentar algo diferente a ver si  consigo  cambiar la situación.

El primer lugar pretendo colocarlo en una zona cercana al estanque pero que al tiempo quede en una zona con  desnivel,  para facilitar el  drenaje dada la sensibilidad que manifiesta el arándano al  encharcamiento.

Moviendo el cepellón

Moviendo el cepellón

Por otro lado el material que he empleado para la  creación del desnivel procede de restos  de lajas  de cemento con grava, material por lo tanto de base cálcarea, nada adecuado para los arándanos azules que son acidófilos.

Rellenando el caldero

Rellenando el caldero

Por ello, recordando una práctica que se emplea en ocasiones con las horténsias y  disponiendo de tal material, decidí colocarlos dentro de un caldero viejo de hojalata. Es un caldero  desfondado, por lo que el drenaje será sencillo, de altura suficiente para impedir que el arándano entre en contacto con tierra distinta a la que le aporte acidez suficiente.

Colocamos el caldero en la zona diseñada y  nos pusimos a  rellenarlo. En la base, grava y arena. Sucesivamente se le fue añadiendo tierra que me traje del pueblo, donde el terreno es más ácido  que aquí  y  fui mezclando con turba.

El trasplante fue rápido.  El cepellón del arándano salió casi completo, con la tierra agarrada a las raíces. Acabamos  colocándolo dentro del caldero,  cubriendo con tierra y regando. Por encima coloqué algo de paja, para  proteger de la helada cuando llegue. Aunque estos días ha estado lluviendo.  Mi intención es de añadir además algo de azufre para aumentar el carácter ácido del terreno y ver si así prosperan. ©

En arándano rojo americano

Contenedor con Vaccinium macrocarpon

El arándano rojo americano o Vaccinium macrocarpon pertenece a la familia de las ericacáeceas y desde hace tiempo teníamos deseos de hacernos con él , finalmente este año lo hemos conseguido.

Cañas ya en tierra

Es un arbusto de bajo porte, hoja perenne y  alargada, de pequeño tamaño y cañas finas,   que gusta de suelos ácidos. Esta es la  razón por la cual compré un tipo especial de sustrato de turba, ideal para azaleas y hortensias y se lo he mezclado junto con arena  con la tierra del lugar donde lo he puesto.

Detalles de las hojas

Detalles de las raíces

Al recibir la planta, en una compra por expreso encargo, observamos que aunque viene con  muchas ramitas bastantes  de ellas aparecen secas y sin hojas, observamos también que algunas de las ramitas ya desde la base  se han estoloneado y presentan raíces, por lo que decidimos arriesgarnos y separar esas dos cañas que  presentan tal circunstancia para colocarlas como plantas independientes cerca de la otra principal.

Removemos bien la tierra, la mezclamos en la zona del interior del hoyo con arena para asegurar un buen drenaje, conforme nos acercamos a la zona de plantación donde van a ir las raíces, mezclamos la arena con la mezcla especial de turba y la tierra. Parece que el grosello rojo no tiene raíces demasiado profundas por lo que en el futuro habrá que ir renovando la mezcla de turba en esa zona.

Conjunto de lo plantado

Los he colocado cerca de los demás arándanos, intentando que se refuercen entre si, también tengo que idear un sistema para asegurar en la zona algo de sombra, tengo que comenzar a investigar sobre plantas acidófilas que pudiesen gustar estar cerca de ellos y que pudieran darles sombra o quizá otro formas de crear otros tipos de sombra.©

Trasplante de los arándanos azules

Contenedor con arándano azul

Ya os había comentado en algún momento que el arándano azul : Vaccinium corymbosum  que teníamos en el huerto no se encontraba bien, algunas de sus ramas se habían secado, en conjunto  desde el verano en adelante parece haber encogido. Por lo que pretendiendo seguir teniendo arándanos en el huerto  habíamos solicitado en el vivero otro de ellos.

Anterior arándano en la nueva posición

Pero no solo era cuestión de poner el nuevo  arándano sino que quería también  trasplantar el anterior. Las causas son las siguientes, creo que estaba en una zona que al inundarse con bastante frecuencia, este hecho, hacía sufrir a la planta pues el encharcamiento producía  una deficiencia de nutrientes al no tener la tierra acidez suficiente. Por otro lado  convenía trabajar con la tierra en la que estaba asentado y nada mejor para ello que realizar un trasplante.

Colocando el nuevo arándano

Os plantearéis que  si el problema es de la tierra cómo lo voy a resolver.  Bueno he preparado una zanja, dentro de la cual en las capas inferiores he mezclado la tierra con arena y algo de grava para facilitar el drenaje y en las zonas cercanas a la raíz he incorporado turba, mezclada con algo de tierra y arena. Además en el futuro pretendo conseguir algo de tierra de brezo que también colocaré junto a las plantas.

Detalle de un tronco muy sano

Además todos los arandanos los he colocado en la misma zona para crear un refuerzo positivo entre las diferentes plantas con necesidades comunes, quizá también deba cambiar la cobertura de paja por la de corteza de pino.

Se que además debo procurar modificar el ph del agua  de riego (incorporando sulfato de hierro) o el de la tierra y eso he leído que se hace incorporando algo de azufre en polvo.

Por lo demás  iré aprendiendo sobre la marcha, como son campos nuevos quizá a veces resultan y otras veces uno se equivoca,  intentaremos reaccionar a tiempo, sin que haya bajas. ©

El arándano europeo

Envase del Vaccinium myrtillus

En estas semanas pasadas no pude resistirme a la tentación y me compré al pasar por una tienda de plantas este  Vaccinium myrtillus llamado de forma coloquial  mirtilo o para diferenciarlo del otro arándano europeo.

La fotografía como veis se ve exuberante, pero creo que no se ajusta la variedad que dice ser, por lo menos las variedades silvestres se ven menos densas de fruto, con flores más aisladas. Pero tendremos que esperar para poder comprobar que resulta, aunque tengo claro que no es el vaccinium corymbosum.

En teoría tenemos un arbusto de porte bajo, en torno a los 60 cm que desarrolla una especia de rizoma del que salen los tallos, que prefiere un suelo ácido, de hecho suele darse en la proximidad de brezos y en tierra de robles y tojos.

En teoría gusta de la sombra por lo que tendré que discurrir algún sistema para ofrecerle esta, pues en línea con el albaricoque tendrá que esperar un poco para que este pueda ofrecerle  su  sombra. Así mismo le gustan los suelos pobres en nitrógeno.

Planta recién trasplantada

Esta preferencia  por los suelos ácidos es lo que ha hecho que al ponerlo en tierra haya buscado aportarle turba tanto negra como rubia  para ver si eso acidifica el terreno. Tendré también que tener cuidado con el agua de riego que no se como será su ph, tendré que mirarlo,  pero posiblemente la que viene del canal tire a básica, por lo que a lo mejor tengo que acidificar el agua de riego con sulfato de hierro o aportando azufre en polvo al suelo.

Ramas de cerca

También he procurado que en el entorno de la planta mezclar la tierra con arena de forma que esta quede menos pesada y se pueda drenar mejor el agua, por lo que la absorción de nutrientes la pueda realizar mejor no estando los suelos encharcados.

Protegido por la paja

Es un problema, pero tengo ilusión por el arándano. Lo ideal sería aportarle algo de tierra de brezo, pero no se si seré capaz de conseguirla. De momento como lo planté justo antes de los temporales de frío le he puesto un poco de paja sobre un lateral de la planta para que mitigue el contraste, aunque sea una planta que se adapta bien al frío.©

Bayas de los Arandanos azules

Inicio de los frutos junto a la flor

Con la abundante floración de este arbusto de la familia de las Ericáceas  pronto  las flores comenzaron  a cuajarse de unas pequeñas bayas aplastadas  y tras la caída de las mismas estas comenzaron a engordar y  todo  él se dedicó a la producción de sus frutos.

Bayas verdes con toques azules púrpura y morado

Arbusto lleno de fruta

En esta tarea ha estado dedicado el arándano azul a lo largo de todo lo que llevamos de la primavera y parte del verano.

Cómo teníamos la experiencia de los años anteriores y los pájaros, desde que comenzaron a tener cierto tamaño, superior al centímetro de diámetro, les colocamos una red envolviendo el arbusto pero sin entrar en contacto con el mismo, y este año hasta ahora no nos los han comido, pues todavía quedan algunos.

Hermosas bayas del arandano dulce

Al ser la floración progresiva,  y desarrollarse  a lo largo de un pediodo relativamente amplio, en torno al 2-3 de semanas, la maduración de sus frutos también lo ha sido.

Con toda su carga de frutillas

Los frutos se han engrosado  en torno al centímetro y medio y han ido madurando de forma que aunque presenta un ligero toque ácido al mismo tiempo resultan dulces.

Pero el arbusto presenta problemas que a lo mejor le hemos inducido nosotros mismos al haber permitido que mantuviese todas las bayas, quizá todas ellas hayan sido demasiada carga de fruta para el tamaño del arbusto. Pues la cuestión es que no ha desarrollado ni una hoja nueva desde  la producción de fruta. A ver si ahora tras la cosecha el arándano desarrolla hasta el otoño algunas cañas nuevas donde pueda desarrollar las flores dle próximo año. ©

El arandano azul florece

A lo largo de finales del invierno y comienzos de la primavera hemos estado muy pendientes del arándano azul,  y quizá por el color de sus ramas, que parecían muy blanquecinas, y por su bajo porte, así como por el hecho de que parecía tener  muy pocas yemas, le hemos ido haciendo un seguimiento.

Comienza a cambiar

Inicios de la flor

Cada una de las yemas a finales del invierno – comienzos de la primavera empezó a sufrir una transformación multiplicándose en variados capullos florales. Así como empezaron a adquirir  más color.

Flores formadas cerradas

Cada capullo fue  alargándose, desarrollando un tubo que me recuerda de forma considerable las flores de los brezos, también de la misma  familia de las Ericáceas a la que pertenece.

Al mismo tiempo que se desarrollaba la flor le puse paja para que actuara de cobertura y ayudase a proteger sus raíces.

Pienso que la variedad que tengo puede ser el arándano azul americano,Vaccinium corymbosum.

Se abre la flor

Investigando sobre el mismo, leo sobre el problema que supone el abonado en los arándanos, que al ser de suelos ácidos tienen problemas con el abonado intenso, pero por otro lado si necesitan un aporte de nutrientes, desde marzo hasta junio (Estoy pensando si incorporarle un poco de humus bajo la cobertura, pero de forma muy moderada, pues es un abono muy completo en micronutrientes, y junto a ello incorporarle turba para incrementar la acidez del suelo y   añadirle algo de potasa).

Arbusto en flor

También me he  informado  de que para el arbusto le resulta  conveniente podarlo ( este año no lo he hecho) para estimular el crecimiento y porque  desarrolla la fruta en las ramas de un año, por lo que el próximo otoño se lo tendré en cuenta y realizare alguna prueba para ver si es posible que funcionen las estacas de arándano.


Este año estaré preparada cuando lleguen los primeros frutos y espero no me pase  como el año pasado cuando los cuatro que dio se los comieron los pájaros.©

El Arandano negro en el huerto

Arandanos conhojas

Arandano negro en reposo invernal

El arándano negro  es un arbusto caducifolio que tenemos en el huerto de la familia de las ericáceas , que se encuentra  aquí más al sur de lo que de forma natural correspondería y que nos ofrece en el verano unos frutos muy sabrosos de color negro-azulado.

La planta tiene unas hojas ovaladas que antes de caer adoptaron unos intensos tonos rojizos y que presenta una corteza de unos ricos tonos  marrrón-rojizos.

Yemas del arandano negro

Ahora la planta está sin hojas en el descanso invernal, pero eso no significa que la planta no esté haciendo nada, de hecho esto no es así pues la planta presenta a lo largo de las diferentes ramas junto a las yemas de crecimiento preparadas para su desarrollo en  la primavera,  las yemas florales.

Ramas del arandano

Estas yemas  en  primavera darán paso a unas flores de tonos rosados que producirán frutos de un color azul profundo casi negro, de las que este año intentaremos estar más pendientes para evitar que se los coman los pájaros como sucedió el año pasado.

Yemas de flor